martes, 1 de abril de 2003

Asomarse a la ventana supone exponerse a que te vean. Que te vean mirando y que te miren a ti. Aunque a veces estaría bien mirar sin ser visto, quizás lo que da sentido a mirar es ese encuentro con otros ojos que a su vez también nos miran con curiosidad.

0 comentarios: