sábado, 3 de mayo de 2003

Cosas que se pueden descubrir un sábado soleado por la mañana: 

1) Si vas en bici y TIENES que pinchar, ten por seguro que pincharás el día que más lejos hayas ido, que sin duda alguna coincidirá con el día en el que más picantón sea el sol, y también con el día en que vayas sola y nadie pueda acercarse con otra bici a por un coche. 

2) En Algete se pueden coger cardillos. 

3) Ver una perdiz volando delante de tus narices es mucho más gratificante que ver una perdiz en un plato, aunque sea en granizado y preparada por Ferrán Adrià, por extraño que parezca. 

4) Los momentos de felicidad en la vida son como las amapolas: sólo se ven durante unas semanas al año, y no es aconsejable irlas a buscar al mismo lugar donde las encontraste la vez anterior, porque seguramente ese año no haya ni una. Esos instantes dichosos están llenos de luz y brillo, lo que les hace destacar sobre el gris de la existencia igual que las amapolas destacan en medio del verde, como jamás lo lograrán las sosas margaritas o los prosaicos rabanillos amarillos, demasiado abundantes y cotidianos como para reparar en ellos. E igual que los buenos momentos, las amapolas no aguantan que las cortes, ni el agua de un jarrón: hay que disfrutar de su belleza efímera, pero deslumbrante en el momento, en medio del campo, y después dar media vuelta y seguir andando.

0 comentarios: