domingo, 18 de mayo de 2003

El dia empieza temprano, y a las 8.30 ya estoy sentada en la oscuridad de una sala de cine, abrumada por los subtitulos en frances y en ingles. Dos horas mas tarde vuelvo a ponerme a la cola, y el portero me sonrie complice porque, a pesar de la muchedumbre que desfila ante sus ojos cada dia, mi cara ya le suena. Salgo del cine, y el sol me molesta, y el mar, a mi derecha es tan azul como la costa a la que da nombre, pero solo puedo sonreir, y "maldecir" mi mala suerte por tener que volver a ponerme a la cola para una nueva sesion, esta de casi tres horas. No creo que hoy pueda comer, pero me importa poco. A esto yo le llamo felicidad... Y aun me queda otra semana... Besos mil desde Cannes.

0 comentarios: