jueves, 1 de mayo de 2003

Tengo demasiados libros. Acabo de darme cuenta. Es lo que tiene pintar el salón, y verse obligada a vaciar las estanterías... También tengo demasiada ropa. Y demasiados cds. Hasta demasiados trapos de cocina. Demasiado de todo. ¿Cómo he llegado a este punto? Me angustia sobremanera. Demasiado lastre. Exceso de equipaje. Sobrepeso material. ¿Tendré bulimia de posesión de objetos? Porque hay veces que, como hoy, me entran unas ganas locas de tirar a la basura el 80% de mis pertenencias, y quedarme con lo estrictamente necesario, con lo que de verdad me gusta y me importa conservar. Y es que yo, lo que de verdad quisiera, sería poder meter en una sola maleta, y de las que no hace falta facturar en un aeropuerto, todo lo que de verdad me hace falta para vivir. Y creo que no la llenaría del todo. Entonces ¿qué demonios hace todo ese papel en mi casa? ¿y cómo es posible que a mi me haya gustado en algún momento "esa" falda? ¿he llegado a escuchar alguna vez semejante cd? Abochornada de mi misma y con la firme decisión de medir de hoy en adelante cada una de mis compras, emprendo el camino de la simplicidad vital... hasta la próxima limpieza general.

0 comentarios: