viernes, 25 de marzo de 2005

A veces es necesario parar, dar unos pasos atrás y mirar el cuadro desde una perspectiva distinta, un poco más en conjunto. Entonces descubres detalles que se te escapaban por estar demasiado en medio de la acción, cosas que quedaban a tu espalda y que no veías, ángulos muertos que aparecen de pronto como salidos de la nada, puntos de vista que hacen que tu visión de las cosas cambie.

Está claro que necesitaba pintar la casa. Hacía falta hacerlo desde la mudanza.

También necesitaba estas vacaciones. Para recuperarme del fin de semana pasado, en las Fallas.

Sí, necesitaba desconectar. De todo. Pero sobre todo de mí misma. De esa parte responsable y workaholica que últimamente se empeña en ser la protagonista de mi vida.

0 comentarios: