miércoles, 23 de noviembre de 2005

Estaba tan acostumbrado a ver siempre ciento volando que el día que logró tener pájaro en mano la cerró con tanta fuerza que la pobre avecilla pereció despachurrada.

0 comentarios: