jueves, 19 de enero de 2006

Creo que lo peor de no tener a nadie es la sensación de desperdicio. Y no hablo de tiempo perdido, de momentos no vividos que ya no se vivirán, que también. Me refiero al sentimiento de estar malgastándote a ti mismo. Y no es algo exclusivo de solitarios chulitos y egocéntricos, sino de cualquiera, hasta del más modesto y poco pagado de sí mismo. Y aunque pueda sonar tremendamente presuntuoso, un alarde de inmodestia y una arrogancia chulesca, es más bien todo lo contrario.

Porque al que está solo lo que de verdad lo que se le clava en el alma no es tanto el vacío en sí, sino la sospecha, realmente fundada y cierta, de estar tirando a la basura, sin abrir, montones de posibilidades, como el que tira regalos envueltos primorosamente sin haber visto ni siquiera su contenido, pero sospechando que eran cosas preciosas que nunca más volverán a pasar por sus manos. Y quizás lo más curioso sea que lo que más escuece no es la certeza de estar perdiéndose muchas cosas por culpa de la soledad, sino la secreta seguridad de estar impidiendo que otro disfrute de lo mucho y bueno que uno puede ofrecer y tiene que guardarse por no tener a quién dárselo.

Cuando yo estaba sola, sin nadie a quien querer y que me quisiera, lo que peor llevaba era precisamente eso: la sensación de que estaba dejando escurrir entre los dedos un tiempo precioso e irrecuperable, un aliado que cada día que pasara iría en mi contra, e impediría a algún afortunado de disfrutar de un espíritu joven en el que mirarse y reconcerse, de una vida en blanco, aún por escribir sin tachaduras ni enmiendas, de una piel aún tersa, un pelo sin canas, o un cuerpo en condiciones más que aceptables por el que perderse, aunque ¿durante cuánto tiempo más? Entonces descubrí que lo que se suele decir de que el que más da es el que más recibe es tan cierta que se puede afirmar con rotundidad que no hay egoísta más grande que el mayor de los generosos.

Sí. Lo mejor de tener a alguien no es tenerlo, sino que ese alguien te tenga a ti. 

0 comentarios: