miércoles, 15 de noviembre de 2006

Dicen que las palabras se las lleva el viento. Y puede que sea cierto, aunque a veces el vendaval que las arrastra arranca trozos de alma, astillas de corazón que se quedan tiradas en el camino, o que se clavan ahí, donde más duele...

0 comentarios: