martes, 5 de diciembre de 2006

Quererte es saber que estarás, siempre, aunque de vez en cuando no te tenga cerca, porque aún estando lejos de mí nunca te vas del todo.

Incluso contemplando la posibilidad de que un día te fueses y nunca más volvieses, seguirías estando. Mientras yo siga aquí, o en algún sitio, tú no podrás terminar de desdibujarte. Nunca. Aunque el recuerdo de tu presencia fuese lo único que me quedara de ti, y el tiempo lo fuese debilitando cada día un poco más. Aunque tú, que ahora lo llenas todo o casi, terminaras en un rincón de mi corazón, dejando sitio a nuevas emociones, a nuevas pasiones, a nuevos recuerdos. Quizás no sería mucho, si lo comparas con lo que ahora ocupas en mi vida, pero creo que sería suficiente.

Porque el solo hecho de poder evocar lo que estoy viviendo contigo desde que te conozco me alimentaría durante años, y ese recuerdo sería el que me ayudaría a seguir adelante sin ti. Sin ti, pero contigo... Y mantendría viva mi alma hasta la eternidad, donde, ¿quién sabe? lo mismo volvemos a coincidir…

0 comentarios: