sábado, 3 de marzo de 2007

Desde hace unas horas, tengo 40 años. Y aún no he plantado ningún árbol, es más, no tengo precisamente lo que los franceses llaman “la main verte”, o sea, mano con las plantas. No he escrito ningún libro, sólo unos cuantos relatos cortos y ya ni eso, porque desde que abrí este blog todo lo que escribo termina colgado de esta ventana, o si no en los otros ventanucos que he abierto. Tampoco he tenido un hijo, y dudo mucho de que vaya a tener ninguno ya...

Pero en estas cuatro décadas he estudiado una carrera universitaria, he aprendido a hablar inglés y francés, me he enamorado, y se han enamorado de mí, he montado en globo sobrevolando el Palacio de Aranjuez, me han escrito una canción y han pintado un cuadro pensando en mí, he subido a las Torres Gemelas y al Empire State Building, me he perdido en el monte y he pasado la noche durmiendo en un saco bajo las estrellas.

Tengo 40 años, y nunca, ni en mis mejores sueños, hubiese pensado que me gustara tanto dónde y cómo he llegado después de recorrerlos…

0 comentarios: