sábado, 16 de febrero de 2008

Dentro de mes y medio hará cinco años que abrí este blog. Me parece una barbaridad de tiempo, un montón de historias contadas, mucha ilusión puesta en algo que empecé cuando casi nadie sabía lo que era esto, y muchas horas empleadas en una tarea que no sé hasta qué punto tiene sentido. Quizás todo su sentido se lo den las personas que lo leen. O quizás no, y yo lo necesite para pensar, para saberme, para comprobar que sigo viva... No lo sé. El caso es que sigo aquí, después de aquel frenazo en seco que tuve di durante unos meses, en los que, lo confieso aquí y ahora, seguí escribiendo en otro sitio, incapaz de prescindir de algo que se había convertido en un placer adictivo y gratificante como pocos. Para alguien a quien le guste escribir, como es el caso, esto es un juguete único. Un lugar donde escribir, lo que quieras, como quieras y cuando quieras. Y con lectores garantizados, de todas partes del mundo. Con los que puedes comunicarte. ¿Hay quien dé más?



Así que, aquí sigo. Y seguiré. Engrosando los archivos del blog, que han superado los 600 posts. Esta ventana seguirá abierta, mientras me haga tanta ilusión contar cosas, pensar en voz alta y sentir que, en alguna parte, alguien disfruta con lo que escribo. Ah, y mientras Blogger lo permita...

Por eso, y porque me gustaría celebrar con los asiduos a este blog esos cinco años, todo el que quiera dejar huella de su paso por aquí, puede hacerlo. Pinchando aquí, o en el link de la derecha, bajo la cuenta atrás para el día del quinto aniversario...

0 comentarios: