viernes, 18 de julio de 2008

NORUEGA (IV)
Aunque una no se acostubra a las barbaridades arquitectónicas que se perpetran en este país nuestro, especialmente en forma de chalets adosados, la vista se te termina haciendo a las conejeras que rompen la línea del paisaje de cada vez más pueblos...

Así que, lógicamente, cuando ves casas bonitas, te entra una sensación de irrealidad que no hace más que aumentar cuando ves no sólo una...

Ni dos...

Sino muchas más de tres...

0 comentarios: