lunes, 16 de febrero de 2009

Terco/a. 1. adj. Pertinaz, obstinado e irreducible.

Me gusta la gente terca. Aunque desesperen, y mucho, cuando tú no ves las cosas como ellos, y compruebas con impotencia que no hay manera de que se apeen del burro. Te desarman por agotamiento, nada es más exasperante que un cabezón. Pero su obstinación es una garantía de entereza ampliable a todos los aspectos de la vida que hace recomendable tener a un terco cerca. Por lo que pueda pasar. La verdad es que cuando alguien ha exclamado ante mí, irritado y a punto de tirar la toalla, eso de “Pero qué terca eres…”, no he podido evitar una sonrisa. Y no sólo porque ya haya ganado, o esté a punto de hacerlo, sino porque mezclado con la hartura del otro se adivina un punto de admiración, de envidia sana, que consigue convertir un defecto en virtud.

Me gusta ser terca, qué demonios. 

0 comentarios: