lunes, 17 de mayo de 2010

Feliz Día de Internet


La primera vez que me conecté a Internet fue en la oficina de mi marido, un fin de semana, totalmente de estrangis. Yo no trabajaba por aquel entonces, y él venía contándome maravillas sobre la red y sus posibilidades. Me puso los dientes tan largos, que le pedí que me lo enseñara, y allá fuimos un sábado por la tarde. Ha llovido mucho desde aquel día en el que descubrí alucinada un mundo nuevo. Nada menos que quince años desde que abrí mi primera cuenta de correo en Hotmail, preguntándome si eso de "Hot" no supondría meterme en un antro de porno o ligoteo cibernético... Al poco de aquello, compramos un ordenador y el módem vino casi a la vez. Aunque no se podía abusar, porque salía carísimo, y sólo nos conectábamos una hora al día. El ADSL y la tarifa plana lo cambiaron todo. 

Un día leí en el "CiberPais" un artículo sobre algo llamado "Blogs" o "Bitácoras". Sonaba tan bien que no pude resistirme. De nuevo en el paro, la idea de escribir mi propia página me tentó como una buena manera de ocupar mi tiempo. Con altos y bajos, paréntesis de inactividad y regresos inevitables, esta ventana lleva abierta desde marzo de 2003. Más de siete años de mi vida pueden seguirse a través de lo que he ido escribiendo. Mucho tiempo ya, en el que no sólo he escrito, sino también he leído las historias de otros. Gente a la que he llegado a través de mi propio blog, lectores fieles que se han convertido en amigos, y otro montón de desconocidos que, poco a poco, se han ido se han ido abriendo un hueco en mi corazón y en mi día a día. 

Por eso, por hacerme vivir tan buenos momentos escribiendo y leyendo, por compartir vuestras vidas conmigo y por vuestro interés en la mía, muchas gracias a todos y feliz día.

11 comentarios:

pcbcarp dijo...

¿Hay un día de Internet? Caramba, de las cosas que se entera uno chinchando por los blogs... Con su permiso, voy a cotillear un poco por aquí.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pero hombre, si hay días de todo, hasta del gamusino debe haberlo...

Nada, como en su casa, mire todo lo que quiera...

Mayte dijo...

¡Pues qué bien que un día ya lejano descubrieras internet y un poco más tarde el mundo de los blogs!. ¡ Y qué bien que nosotros pudiéramos descubrirte a ti! Un beso y felicidades por los siete años

Teresa, la de la ventana dijo...

Otro beso para ti, Mayte. Gracias por seguir pasándote.

Reyes dijo...

Feliz día también para ti , aunque ya se acaba .
Cuántas cosas hemos podido llegar a vivir blogueando , y las que nos quedan todavía.
Dsde luego si de pequeña me hubieran dicho que tendría un diario interactivo , cuando rellenaba cientos de cuadernos de cuadrícula con mis tonterías ,hubiera flipado en colores .
Tú no??

Gracias también a ti .

Teresa, la de la ventana dijo...

Cierto, Reyes. Han pasado muchas cosas, y espero que ocurran aún más. Y que siga cruzándome con personas que merecen la pena. Y descubriendo lugares nuevos a los que volver cada día.

Sí, es totalmente flipante.

neoGurb dijo...

Los que tenemos que agradecer somos nosotros, los que te leemos, los invitados a compartir ratitos de tu vida y a admirar tu forma de escribir y de ser.

Teresa, la de la ventana dijo...

Muchas gracias, Neo. Esto es un toma y daca, está claro, el que diga que escribe sólo para él está mintiendo. Además, en mi caso yo disfruto tanto o más leyendo a los otros.

Un gran invento, sí.

Sue dijo...

No tenía ni idea de que hubiera un día de Internet, aunque no me extraña, debe existir hasta el día de limpiarse el cul... (con perdón).

Yo la primera vez que escuché hablar de Internet fue en la Uni y me parecía tan lejano como viajar en platillo volante. Muchos años después me enganché y aquí estamos...

Pues felicidades y todo eso.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Pues es verdad, hay que felicitar a la red que nos ha dado mucho. ¿Hay dia del blog?

Teresa, la de la ventana dijo...

Gracias, Sue.

Pues creo que es el 31 de Agosto, Gonzalo.