domingo, 13 de junio de 2010

Donde comen dos...


Cuando de la noche a la mañana el número de habitantes de tu casa se multiplica por dos, el tema logístico se complica un poco más de lo habitual. Y no sólo porque donde comen dos no comen cuatro, eso es lo más evidente y lo primero que te trastoca la rutina, desde el momento en que descubres que la compra te ha costado el doble de lo habitual o que la ensaladera que siempre te había parecido norme, casi se queda pequeña. Pero no sólo hay que pensar más y mejor lo que hacer de comer, también hay que asumir que esas personas de más tienen que dormir en alguna parte. Por fin vas a dar utilidad a ese sofá-cama que compraste para estas ocasiones. Con lo que no contabas era que, al estar en el salón, tus invitados, con el horario cambiado y no demasiado trasnochadores, van a querer acostarse pronto: sus biorritmos se han adaptado al horario de comidas español pero el sueño es otra historia. Así que, de golpe y porrazo, terminas confinada en tu cuarto a las once de la noche, sin sueño. Lo malo es que, cuando cierras la puerta y también tú te metes en la cama, te das cuenta de que has olvidado el libro que estás leyendo... en el salón. Pero bueno, siempre queda el consuelo de contar con dos cuartos de baño...

Sin embargo, a pesar del trabajo extra que supone tener huéspedes durante dos semanas (el doble del habitual, la cuenta es fácil y rápida) es muy agradable tener a gente en casa, más aún cuando se trata de esa parte de la familia a la que tan poco vemos por culpa (o gracias, vaya usted a saber) de la distancia. Y contagiarse de la alegría de él al tener aquí a su gente, aunque sólo sea unos días. Siempre puedes sorprenderles con un pan diferente cada día, a ellos, que vienen del paraíso de las baguettes y las fougasses, pero que no dejan de apreciar el placer que supone despertarse con el olor de pan recién hecho, listo para el desayuno...

Por cierto, tal y como prometí en su día, aprovecho para contar algo más de ese invento tan demonizado por los "paneros" auténticos, los de masa madre y amasado a mano, pero que para mí es una maravilla, herética quizás, pero no por eso menos cómoda y de resultados más que dignos. Esta que tengo ahora es ya mi segunda máquina de pan. La primera era de la marca Moulinex, pero pasó a mejor vida después de unos tres o cuatro años de bastante uso: terminó por hacer saltar los plomos de toda la casa al ponerla en marcha. Así que ahora tengo otra: una Riviera&Bar que compré en tierras gabachas estas navidades. Lo cierto es que, con todo el dolor de mi corazón por aquella primera que tan buen servicio nos hizo, tengo que reconocer que esta de ahora es mucho mejor, en todos los sentidos. La forma del pan, la facilidad para desmoldarlo, los programas... En fin, que estoy muy contenta con ella, y aún no he tenido ni un sólo fracaso.

Y para muestra, dos botones: un pan blanco básico y uno dulce, más brioche que otra cosa:

- PAN BLANCO (el de la foto):
- Ingredientes: 240 ml. de agua / 1 cucharadita de sal / 2 cucharaditas de azúcar / 15 grs. de aceite de oliva / 350 grs. de harina de trigo normal / 1 sobre de levadura seca de panadero
- Preparación: echar en la cubeta de la máquina los ingredientes en el orden indicado (primero los líquidos, la sal y el azúcar, y la harina). Programar en Pan Normal, peso 500 grs., dorado medio.

- PAN DE VIENA CON OREJONES:
-Ingredientes: 200 ml. de leche tibia / 75 grs. de mantequilla fundida / 1 cucharadita de sal / 2 cucharaditas de azúcar / 300 grs. de harina / 60 grs. de orejones de albaricoque troceados (opcionalmente se pueden usar uvas pasas o pasas de ciruela troceadas, o sencillamente nada) / 1 sobre de levadura seca de panadero
- Preparación: echar en la cubeta los ingredientes en el orden indicado, salvo los orejones o similares, que se añadirán a la máquina cuando suene la alarma indicadora de ello (las máquinas avisan de esto con un pitido). Programar en "Pan Dulce", peso 500 o 750 grs (yo lo he hecho de las dos maneras, y apenas hay diferencia), dorado claro.

28 comentarios:

Reyes dijo...

Qué rico , me ha entrado ganas de comprar una máquina de pan .

Un beso.

Teresa, la de la ventana dijo...

Yo estoy encantada con ella, Reyes. Anímate.

José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Teresa, la de la ventana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Teresa, la de la ventana dijo...

Yo es que me arreglo tan bien con la de Mercadona (que, por cierto, se fabrica en Binéfar, lo que hace que cada vez que compro un paquete me acuerde de Jesús Miramón, alias "Las Cinco Estaciones"), que ya ni me planteo explorar más en cuanto a harinas blancas. Otra historia son las de mezclas de otros cereales, las integrales, etc. Ahí sí que me gusta experimentar y probar cosas nuevas, mira.

En cuanto a las levaduras secas, a mí la levadura de Maizena no me gusta nada. Me va mucho mejor la de Vahine, los resultados son visiblemente mejores en cuanto a esponjosidad y altura de los panes.

Jesús Miramón dijo...

Anda, ¿se fabrica aquí? No me había dado cuenta, y eso que yo también la compro en Mercadona.

Pues me están entrando ganas de comprarme una panificadora. El día menos pensado aparece en mi cocina.

José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Vicent dijo...

La harina ha utilizar ha de ser harina normal, la de fuerza es mas aconsejable para usos en reposteria o panes especiales, de ajo, de hierbabuena, de cebolla, ese tipo de cosas.

Respecto a la levadura siempre que se pueda es conveniente comprarla fresca, logicamente el inconveniente es que se estropea con mas facilidad y los resultados con la seca son mas que aceptables para usarla en casa.

Yo de momento no puede comprarme una maquina de pan, desventajas de ser hijo de panadero y panadero eventual veraniego en mi adolescencia, si la ve mi padre me excomulga, ademas soy un poco tiquiismiquis con el pan y hasta que no pruebe uno hecho en ese tipo de maquinas...

Pero la pinta es excepcional, Teresa.

Vicent dijo...

Perdón por la primera "ha", me esta doliendo verla ahí. :-)

Arancha C. dijo...

Yo tuve una panificadora, capricho de mi exmarido, que sólo utilizaba y limpiaba yo, claro... se la llevó con el reparto del divorcio y la vendió una semana después en el e-bay (sin nadie que la utilizara y la limpiara, ya no era "tan capricho") ¡Descanse en paz mi panificadora!

Teresa, la de la ventana dijo...

Yo llegué a la máquina del pan por la malísima calidad de los panes de por aquí. Entiendo que si tienes cerca panaderías medianamente dignas, ni te lo plantees. Estoy segura de que yo la dejaría totalmente de lado si de pronto se instalara al lado de casa una buena panadería. Pero de momento, me hace un servicio magnífico.

Pues sí, Jesús, una parte de la harina del Mercadona viene de Binéfar (Aragonesa de Harinas), y otra de Almenara, en Castellón (Harinera de Levante).

Siendo del gremio, Vicent, lo normal es que acabes haciendo tu masa madre y jamás uses una panificadora.

Pues ya hay que ser vago para considerar trabajoso limpiar una panificadora, Arancha. Porque vamos, no tiene más misterio que darle un poco a la pala y a la cubeta con con la esponja del scotchbrite, un poco de Mistol y enjuagarla al chorro...

Arancha C. dijo...

Ya, hija...es un trabajazo!

molinos dijo...

Muy bien...Teresa..porque no pruebas a hacer un pan sin gluten y me dices que tal...yo estoy pensando en comprar una pero me da pereza y no sé si saldría comestible o no....mmmm..que dilema...

Teresa, la de la ventana dijo...

Probaré, Molinos, y te diré algo. La próxima vez que haga la compra (acabo de hacerla hace un rato, cachis...) cogeré un kilo de harina sin gluten y te cuento.

molinos dijo...

tampoco puede llevar huevo..ni nada que lo contenga y la levadura igual...

¿ a que mola?

Teresa, la de la ventana dijo...

¿No se puede usar levadura?

molinos dijo...

Si, pero tiene que ser sin gluten....

Teresa, la de la ventana dijo...

Moli, acabo de ver en la página de la Asociación de Celíacos de Madrid que sí, pero ¿tu hija también es alérgica a la levadura?

Teresa, la de la ventana dijo...

Dicen que la levadura seca de Maizena vale, supongo que no tendrá gluten si la recomiendan en la Asociación...

molinos dijo...

Esa sí vale...pero es especial..quiero decir que no vale cualquier levadura.
Es celiaca y alérgica al pescado y al huevo.

Teresa, la de la ventana dijo...

Ok, tendré todo eso en cuenta, y haré un post con foto del éxito o desastre que salga, Moli. Así que... ¡atenta!

NáN dijo...

Joé qué rico. Foto, nombre de la máquina franchuta + precio... Todo eso quiero y más.

Y al mono que es de goma y yo soy muy burro. Después de panificar ahí, ¿pasa al horno? ¿O lo tiene la máquina?

Teresa, la de la ventana dijo...

Vamos con ello, NáN:
- Foto: http://www.laboutiquedines.com/9337-39-0-Machine-pain-metal-QD782A.html
- Precio: a mí me costó 99 euros, pero en el link de la foto verás que puede costar hasta 120 euros, supongo que depende de la tienda.
- Más: la máquina panifica, como tú dices, es decir, una vez que pones los ingredientes en la cubeta que hay dentro, primero los líquidos y luego los sólidos, los mezcla y amasa. Hace varios levados, vuelve a amasar, y deja reposar todo hasta el momento de hornearlo. Sí, dentro de la máquina. Cuando termina el programa elegido, lo único que tú tienes que haces es sacar el pan de la cubeta, dejarlo reposar un rato (demasiado caliente no está bueno, aparte de que se parte fatal) y disfrutar.

NáN dijo...

¡yuhu!

Teresa, la de la ventana dijo...

¿Te ha convencido la explicación? ¿Te la vas a pedir para los próximos Reyes, NáN?

Wen dijo...

Yo tb llevo como dos años con la panificadora y estoy más que encantada :D

Wen dijo...

Por cierto, que yo la máquina la compré en el LIDL, es de una marca alemana,Biffinet, creo, de buenísima calidad y creo que me costó 45 euros.