jueves, 24 de junio de 2010

Spain is different




Vivimos en un país en el que si pones una bandera de España en el balcón de tu casa, te conviertes en el facha del barrio, pero si lo haces en época de mundial demuestras ser un buen forofo que apoya con todas sus fuerzas al equipo nacional, como tiene que ser. Es curioso que, después de tanto tiempo, haya símbolos con tanto peso, o mejor dicho, con un peso tan retorcidamente envenenado, como es el caso de la bandera. Pero no es el único. Que ahora se pretenda cambiar el lema de la Guardia Civil por el simple hecho de que aparezca en él la palabra "Patria" para sustituirlo por "Democracia", es otra muestra más de lo vivas que están ciertas cosas que creíamos muertas y enterradas. Recuerdo cuando era pequeña cómo me chocaba que no se dijera nunca, ni en los libros de texto, ni en los telediarios, ni en ninguna parte, la palabra "país" al hablar de España, y que sólamente se usara "nación" o "patria". O que mi abuela nunca dijera que ese geranio era rojo, sino "colorado", y me corrigiera a mí si se me ocurría decir que estaba pintando una casa con el tejado rojo. Después apareció el periódico "El País", y fue como si de repente todo fuera posible. De la noche a la mañana, nadie hablaba de la patria, sino del estado democrático, y la nación española se había convertido en un simple país. Pero nada es tan sencillo: las palabras sólo son una muestra visible de las corrientes subterráneas que continúan marcando a fuego al país que nos ha tocado en suerte. Y será así mientras haya señoras mayores que digan al frutero señalando una sandía "Dámela buena, que salga bien colorada", o ciertas expresiones o símbolos tengan todavía una carga tan negativa y tan explosiva.  España seguirá siendo ese lugar en el que sólo se puede ser patriota y demostrarlo sin rubor cuando hay fútbol u otro deporte de por medio. Ese sitio donde las diferencias se difuminan en época de competiciones deportivas, momentos mágicos en los que todo el mundo es bueno mientras sea al grito de "A por ellos, oeeee", y cualquier aspereza parece poder limarse en nombre de la selección española.

Un país, desde luego, diferente...

7 comentarios:

Di Vagando dijo...

Precisamente hoy decía eso la Grandes en, precisamente, El País //www.elpais.com/articulo/cultura/otros/episodios/nacionales/elpepicul/20100624elpepicul_1/Tes (sin fuerzas de enlazar proper)

Resulta q va a sacar una serie de libros sobre la resistencia antifraqnuista y
decidió no llamarlos "episodios nacionales" (quería homenajear a Galdós, como tú Teresa, q eres fan) pero se dió cuenta q la palabra "nacional" estaba unida a muchas cosas. Ella habla de q ciertas palabras "fueron secuestradas".

Creo que el lenguaje hace la realidad y, por ejemplo, no entiendo porqué hay mujeres que se siguen definiendo profesioanlmente por ej como "Fulanita, médicO, Zutanita, abogadO y Menagnita, arquitectO". Cuando fuí a recoger mi título me congratulé con la administrativa q me lo dió q lo mío estuviera con "A". Y ella me dijo q "hay muchas q se quejan, q lo quieren con O".

Teresa, la de la ventana dijo...

Interesante, Di. No lo había leído, gracias por el enlace.

Pues sí, es un poco absurdo no usar la palabra adecuada, nunca he entendido por qué lo hacen, se me escapa. Es como si quisieran ponerse al nivel de los hombres, como si llamarse "médica" les hiciera menos buenas a sus propios ojos. Algo así como una muestra de inseguridad.

José Antonio Peñas dijo...

A mí, antimonárquico de pro, me miran mal mis conocidos republicanos porque opino que si algún día logramos la Tercera sería absurdo cambiar la bandera, porque tricolores las hay por todo el planeta, pero la actual no se parece a ninguna y además es bonita.

Y si se me ocurre comentar uqe le morado no significa nada, que lo pusieron porque los otros colores ya estaban pillados, se me echan encima. Menos mal que están mayores y es fácil zafarse

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues si eso llega, José Antonio, ten por seguro que se cambiará.

Amanita Faloides dijo...

Qué matices captamos las de derecho en estas cuestiones...

Aspective dijo...

Una acertada reflexión. Ayer cuando me regalaron una bufanda con los colores de la bandera, pensé que en cualquier otro momento tendría otra interpretación.

Caótica dijo...

Quien crea que ciertas cosas ya están muertas, y enterradas, o es demasiado iluso, o está demasiado acomodado para reflexionar, aunque sea un poquito. Los acontecimientos de la guerra civil, no pueden quedar muertos y enterrados, porque aun queda quien lo recuerda como vivencias en primera persona. Y es normal que a muchos, la palabra "patria" y las ideas de unidad nacional, y los gritos de "viva España" se les claven en el alma como afilados puñales. Y es normal que para muchos, tan solo decir "rojo" les provoque una diarrea del miedo. Muchos lo vivieron, muchos lo recuerdan. La historia de tiempo presente no se percibe igual que la historia pasada, que no nos toca tan directamente. La perpectiva nos permite mirar las cosas desde otro punto de vista. Aun queda mucho para que podamos mirar este asunto con cierta perspectiva.

Por cierto, no me gusta el futbol, no sigo el mundial, aunque confieso haber estabo en un bar "viendo" el España-Portugal, por la escusa de la cervecita, asi que nunca me he colgado una bandera al cuello.