sábado, 28 de agosto de 2010

Alguien lo dijo antes y mejor







Quererte es asomarme a un abismo,
sentir vértigo,
cerrar los ojos y dejarme caer
con la certeza de que estarás ahí, en el fondo,
esperándome.

De "La mirada oblicua", de Berna Wang

16 comentarios:

NáN dijo...

¡Qué buena, la Wang! Ni una sola palabra malsuena, ni parece metida ahí por la fuerza. Salvo "abismo" y "vértigo", todos decimos esas palabras al menos una vez al mes. Con ellas, al menos una vez cada tres meses.

Y sin embargo, con las palabras con las que hablamos, dice lo que es querer, algo tan difícil.

Anniehall dijo...

Muy bonito, sí señora.

Teresa, la de la ventana dijo...

Creo que ésa es una de las grandes virtudes de Barna, NáN: lo fácil que parece todo cuando ella lo cuenta, cómo deja que fluya.

¿Verdad que sí, Annie?

el chico de la consuelo dijo...

Teresa ilustranos a los ignorantes de quien es esta buena mujer que la internete está un poco escueta sobre ella/el.
muaks

Teresa, la de la ventana dijo...

http://comolalunaenelagua.blogspot.com/

Ese es su blog, Chico, con un enlace al anterior, que se llamaba como el libro (o el libro se llama como el blog...), "La mirada oblicua".

El libro me lo regaló NáN el día que fuimos a una librería de Malasaña a escucharla recitar algunos de sus poemas. Lo he empezado esta tarde, después de terminar con mucho esfuerzo y bastante mala leche el de Camilleri. Qué timo, Chico, no y no, no te lo leas. Estuve a punto de dejarlo casi nada más empezarlo. Apresurado, deslavazado... Uf. Decepcionante.

Di Vagando dijo...

Nán, y a mí q "vértigo" y "abismo" son dos de las palabras que más me gustan en castellano (particularmente cuando me pongo en modo-poesía-atacada q ha de ser siempre trágico y desgarrado y atroz)

Teresa, la de la ventana dijo...

Es que son dos palabras que, en el momento en que las pronuncias, consiguen que se te encoja el estómago y la cabeza te empiece a dar vueltas, ¿no te parece, Di?

NáN dijo...

De acuerdo con ambas, pero si las usáramos con frecuencia, perderían la fuerza, ¿no?

Conocí a Berna en un blog por el que paso a veces. Después, en uno por el que paso siempre, el de Jesús Miramón, http://www.lascincoestaciones.blogspot.com/, me entero de que Jesús y ella se han hecho amigos y hasta se conocen.

La red, o para ser más exactos la blogocosa, va enseñándonos tanto. Ahora, otros la habéis conocido debidamente presentada.

Anniehall dijo...

Yo tampoco la conocía. Ya me he pasado un rato y me gusta esta mujer, sí. He leído algo precioso sobre las casas y los corazones de la gente.

Jesús Miramón dijo...

A mí Berna me encanta, me gusta mucho cómo escribe, lo que late detrás.

Vicent dijo...

Preciosos versos.

Teresa, la de la ventana dijo...

Y sólo es una pequeña muestra, he terminado el libro y me ha encantado.

Os lo recomiendo.

Ayshane dijo...

Conozco a Berna... fue profesora en un cursillo que hice hace un tiempo... increible mujer!

Abrazos...

molinos dijo...

Teresa me ha encantado.
Me apunto el libro.

Gracias!!

Elvira dijo...

¡Fantástico! Y la foto es perfecta para el texto.

coro dijo...

Qué buena pinta!!