domingo, 28 de noviembre de 2010

Mi vida sin él



El jueves se puso el punto y final a más de dos años de lucha. El cáncer es un adversario duro y obstinado, y aunque parece que da treguas durante años o pierde batallas, se recompone con rapidez pasmosa, y sabe esperar, agazapado, y atacar de nuevo por frentes inesperados, hasta que al final termina ganando la guerra.

Ahora me he quedado sola,  pero tengo que seguir adelante, tal y como él quería. Siempre me insistió mucho en ello, porque sabía lo importante que era para mí y el trago que me supondría perderle, pero también sabía que no había nada que él me pidiera que no hiciera, por muy difícil que sonara. Así que eso haré a partir de hoy: vivir. 

Sin él, pero con él. Con todo lo que me enseñó en los años que pasamos juntos, que fue mucho y bueno, con lo que soy ahora y que en gran parte es obra suya. Con la energía y la actitud que tanto me gustaban de él y que, durante estos días tan complicados, he comprobado que, sin darme cuenta, me transmitió. Y que ya forman parte de mi carácter también.

Se ha marchado, sí. De hecho no se fue el otro día, sino que lo hizo poco a poco, dolorosamente despacio, como la arena que se escapa entre tus dedos inevitablemente, y miras irse sin poder hacer nada para pararla. Pero estuvo. Y me quedo con eso. Con los mejores años de mi vida vividos a su lado. Los que me han hecho crecer y ser mucho mejor persona de lo que era cuando no le conocía.

40 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

Un abrazo muy fuerte, Teresa.

Anniehall dijo...

Un abrazo enorme. Creo que no hace falta decir que si necesitas algo no tienes más que decirlo.

Besos.

Diva Gando dijo...

Hola Teresa,

Que bueno verte asomada de nuevo...

Empezar, con todo lo que eso conlleva siempre es duro. Aunque supongo que también era muy duro ver como poco a poco se iba yendo, dejando de ser...

Un abrazo.

Alegría. dijo...

Me parece una mirada honesta, franca, discreta, pero que sobresale. Me parece protector y una mirada buena, de un hombre bueno, pero eso, es fácil...
Un beso, ya lo sabes.

Jesús Miramón dijo...

Él siempre estará contigo, ya lo sabes. Incluso dentro de cuarenta o cincuenta años, cuando seas una anciana y hayan pasado muchas cosas, otras cosas, otras personas, él seguirá estando contigo. En tu memoria brillarán los años felices, la alegría, el amor, y estos años de enfermedad habrán ido desvaneciéndose poco a poco, así de compasiva y buena es nuestra mente.

Ahora comienza un nuevo camino para ti, y leyéndote hoy como vengo haciéndolo desde hace tantos años, percibiendo tu inteligencia, tu integridad, estoy seguro de que sabrás recorrerlo. Te acompaño en el sentimiento y te envío un beso, y también un abrazo para su familia y la tuya. Lo siento muchísimo.

molinos dijo...

Un abrazo y aqui estoy.

Anónimo dijo...

Teresa: Hoy, como todos los días, me he acercado a tu ventana y me encuentro con lo esperado. Lo siento. Seguro que no te va a faltar fortaleza y ánimo.

Un abrazo muy fuerte.

NáN dijo...

Teresa, estarás ahora abrumada, a pesar de tu fuerza. Pero cualquier día de estos o de aquellos, basta con llamar o escribir, y tomar algo y hablar; o ser escuchada.

Reyes dijo...

Ya te lo dije, que aquí estaríamos , para lo que necesites.
(Qué hombre tan lindo, transmite buen rollo) .
Pues nada , aunque ya lo han dicho, yo también creo que él sigue contigo.
Y lo notarás muchos en estos días.
Ya verás.
Un abrazo .

José Luis Ríos dijo...

Lo siento. Creo que a partir de ahora debes de pensar en ti, y, tú ya lo dices, vivir.

coro dijo...

Pienso al leerte que todo lo que él fue, lo fue sobre todo contigo y para tí, un privilegio. Tienes razón, siempre estará. Un abrazo grandísimo.

hans k dijo...

un abrazo fuerte. si podemos echar una mano en tu camino adelante ya sabes dóne estamos.

Bernardinas dijo...

He asistido en silencio a todo este proceso, y tengo que decir que a través de tus palabras os he tomado cariño a los dos, a ti y a él. Una vez vi en una tumba el que me parece el mejor epitafio posible: "Nuestra memoria será tu paraíso".
Un abrazo muy fuerte, Teresa.

Di Vagando dijo...

Qué valiente eres, Teresa. Qué bonita la foto: qué mirada.

Qué suerte habéis tenido ambos, y, a la vez, qué putada es la vida.

Un abrazo y acuérdate de la casa de Keats. Y de las cometas.

Alice se perdió dijo...

Hay mucha poesía en tu requiem. Él tuvo suerte de tenerte a su lado.

enric batiste dijo...

Teresa en tu ventana a tu lado
te deja el sentimiento compartido...
Puedo sentirlo, puedes contar que está
asomado contigo a tu ventana...

Abrazos con respeto compartido

Speedygirl dijo...

¡AUPA Y ADELANTE!

Anónimo dijo...

En el silencio, un abrazo. Muy fuerte.

Elvira dijo...

Un abrazo muy grande, y sólo decirte que enhorabuena por haber tenido a una persona tan bella (como tus palabras me dan a entender) tantos años a tu lado. Es una maravilla que hace aún más difícil la pérdida, pero es una maravilla que no todos hemos sabido encontrar.

Teresa, la de la ventana dijo...

Muchas gracias a todos. Por haber estado ahí todo este tiempo, apoyándome (apoyándonos, porque él siempre leía vuestros comentarios, y se alegraba de que tuviera a tanta gente maja interesada por lo que me pasaba), siempre pendientes de lo que iba ocurriendo. Es muy reconfortante recibir tantas muestras de cariño de gente "desconocida", y sin embargo tan cercana.

Gracias, de verdad. Por todo.

Anónimo dijo...

Lo siento mucho y te comprendo. Seguro que él siempre estará contigo. Y los que te seguimos también. Sonríe con su recuerdo. Ángela.

Peque dijo...

Ahora toca vivir, de otra manera, pero vivir. Mientras alguien piensa en tí, no te vas del todo, es lo que creo, y él estará siempre contigo. Muchos abrazos, y recuerda todo lo bueno, que es mucho.

Portorosa dijo...

Teresa, me acabo de enterar... Lo siento mucho, chica, lo siento muchísimo.

Ojalá pronto estés bien. Con él más presente que nunca, pero capaz de estar bien.

Un abrazo enorme, chica, y un beso.

F.

Tochi dijo...

Ay Teresa... miraba la ventana todos los días. Lo siento mucho, de verdad.

Flor de té dijo...

Un abrazo muy fuerte... lo haces tan bien: me admira tu fortaleza, tu templanza, tu actitud.
Muchos Besos.

José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Doctora Anchoa dijo...

Un beso enorme.

Mayte dijo...

Me ha impactado ver la fotografía del hombre en el que todos hemos estado pensando estos días. Como ha dicho alguien por aquí parece buena persona o como mínimo tiene la mirada clara de las personas con buen fondo.Me niego a hablar en pasado de él porque en cierta manera a través de tus palabras sigue presente. Un abrazo, Teresa.

Anónimo dijo...

lo siento, pero sigue con tu ventana abierta.

el chico de la consuelo dijo...

Vuelvo tarde, miro los blogs habituales y llego al tuyo. Veo que hay algo escrito. Hago una pausa intuyendo lo que espera, voy a la cocina, hago un café para hacer tiempo.
De vuelta me descubro llorando mientras leo, no os conozco pero ya sois una parte de lo que siento y se me acaban las palabras. Sólo me queda intentar colorear un poco, el corazón que pinte en tu tapia el otro día. Un abrazo fuerte.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Un abrazo Teresa. A mi también me ha dado un escalofrio al ver que habias vuelto.

Anónimo dijo...

Teresa, lo siento muchísimo y te acompaño en el sentimiento.
Un beso de mi parte y de Montse.

Dejavu.

Pilar dijo...

Es la primera vez que me atrevo a hablarte y lo hago para decirte que he pensado mucho en vosotros estos dias. Desde que entornaste los postigos he encendido todas las tardes, al llegar del trabajo una vela pensando especialmente en él. Es algo que mi madre me dejó en herencia. Ella lo hacía siempre pensando en algo especial: Un examen, una entrevista de trabaj, una enfermedad.. Espero que se haya ido en paz y tranquilo. Un abrazo muy fuerte

neoGurb dijo...

Buen viaje para él. Y para ti, no hay palabras suficientes. Un abrazo, Teresa.

Teresa, la de la ventana dijo...

Gracias de nuevo a todos y cada uno de los que habéis estado tan pendientes durante tanto tiempo, especialmente en las últimas semanas, tan duras para nosotros dos. Su familia, la mía, sus compañeros del trabajo, todos se han volcado, y han demostrado lo mucho que le querían. Pero vosotros no os habéis quedado atrás conmigo. Gracias mil por tanto cariño, de verdad.

PENSADOR ALS NÚVOLS dijo...

Gracias por tu ejemplo; por vuestro ejemplo.
Un abrazo!!!

Teresa dijo...

Teresa: hace unos días descubrí tu ventana, porque curiosamente, mi blog tiene un título muy parecido (laventanadeteresa.blogspot.com) Te coloqué entre mis preferidos y por eso, esta mañana he encontrado tu entrada sobre esa grán pérdida. Aunque no nos conocemos personalmente, no me resisto a mandarte mi solidaridad y mi abrazo fraternal. Seguiré asomándome a tu ventana.

Teresa

Carmen dijo...

Entraba estos días, como muchos, esperando que no hubieras escrito, que siguieras sobre vuestra tabla. Lo siento mucho, un abrazo fuerte. Carmen

Aroa dijo...

Un abrazo Teresa.

Anónimo dijo...

El dia 25 hace un año de lo del gabacho ya, lo tengo muy presente siempre quizá porque solo dos dias despues yo estuve a un centimetro de morir tambien, siempre esas asombrosas coincidencias nuestras...

Un beso.
Vicent.