domingo, 14 de noviembre de 2010

Punto y aparte


La próxima vez que vuelva a asomarme a esta ventana, mi vida habrá dado un giro brusco. Radical. Definitivo. Una etapa larga, mi juventud entera, quedará cerrada para siempre. Diecisiete años, los más felices que he vivido, aunque también  los que encierran los momentos más amargos que creo que pueda vivir alguien nunca. Supongo que una bajada tan profunda a los infiernos no deja de ser una ventaja, después de todo. Pocas cosas me pueden doler ya tanto como lo que estoy viviendo ahora mismo.

No sé cómo serán las cosas entonces. Puedo imaginarlas, estoy teniendo tiempo para ir haciéndolo,  pero también sé que la realidad se encargará de superar mis previsiones. Y no precisamente a mi favor. Supongo que necesitaré un tiempo para recoger los escombros y  ser plenamente consciente de lo mucho que habrá cambiado todo para mí. Y después, me tocará reconstruir mi vida. Desde cero. Y usando, por primera vez en muchos años, la primera persona del singular.

39 comentarios:

Di Vagando dijo...

Qué decir, Teresa. No hay nada que pueda decir porque no creo en el consuelo: es un absurdo y es imposible.

Que sepas que voy a estar aquí, esperando en vilo que esta ventana se abra, cuando puedas, algún día.

conde-duque dijo...

Un abrazo muy fuerte, Teresa.

Elvira dijo...

Un abrazo enorme.

El niño desgraciaíto dijo...

Cuando abras la ventana aquí estaremos. Un abrazo muy fuerte.

Fàtima T. dijo...

Un fuerte abrazo, Teresa.
Aquí estaré.

Anniehall dijo...

Ya lo ha dicho ND pero aquí estaremos. Con recogedor por si te hace falta.

Otro abrazo.

NáN dijo...

Un gran abrazo

Reyes dijo...

Querida Teresa;
estaremos aquí , esperando, aunque sea para quedarnos callados ,porque no hay nada que decir.
Yo también te abrazo, con todo mi corazón.
Te deseo mucha luz en estos momentos.
Te quiere,
Reyes

molinos dijo...

Un abrazo, pensaré en ti.

Peque dijo...

Pensaremos en tí y te apoyaremos, si podemos darte o hacer algo, dilo, aunque solo tú vas a pasarlo. MUchos abrazos y brazos para sujetarte si los quieres.

Jesús Miramón dijo...

Lo siento mucho. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Un abrazo fuerte Teresa.

Dejavu.

Mayte dijo...

Todo mi cariño para ti en estos momentos tan difíciles.

Tochi dijo...

Ay Teresa!! Me acuerdo mucho de ti.

PENSADOR ALS NÚVOLS dijo...

Hasta pronto.

el chico de la consuelo dijo...

Un puñao grande de abrazos y besos. Cada mañana miraré tu casa desde mi ventana esperando ver los contravientos abiertos. Ve abriéndolos conforme consideres nosotros estaremos aqui esperando.

Lectorasilenciosa dijo...

Aqui estaré esperando. Un abrazo.

Doctora Anchoa dijo...

Un besazo enorme, Teresa. Cuando puedas volver a asomarte, aquí estoy para lo que quieras.

Anónimo dijo...

Teresa;
Un anónimo abrazo, de un anónimo, recién asomado a tu ventana-blog.
Y en la medida de lo posible, también, un poco de esperanza anónima: Lo mejor, siempre, está por venir.
Abrazo¡¡

Rojo dijo...

Sabes que me tienes para lo que necesites, y sabes cómo encontrarme. Un abrazo reconfortante.

Peque dijo...

Besos.

neoGurb dijo...

Abrazos, largos abrazos.

Miguel Baquero dijo...

Un abrazo, Teresa. Lo siento muchísimo. Te esperaremos

Anónimo dijo...

Teresa:

Todos los días miro tu ventana y tengo un recuerdo para ti. Te mando toda mi energía y espero vuelvas a abrirla cuando te encuentres con ánimo para ello. Hasta entonces que sepas que muchas personas te tenemos en nuestro pensamiento y te deseamos lo mejor.

Un abrazo.

Peque dijo...

Mucho coraje Teresa, y siéntete acompañada.
Besos

coro dijo...

Estoy contigo Teresa, de corazón. Y estaré y te esperaré. Un abrazo inmenso

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Espero que un día vuelvas a abrirla. Aqui estaremos. Mientras tanto si pudiera hacer algo lo haría. Si supiera alguna forma de aliviarte te la diría.
Un abrazo Teresa

Anónimo dijo...

la vida es como visitar al dentista se piensa en lo peor que ha de venir cuando en realidad ya ha pasado.
Viktor Frankl.

Ahora no te ayudara pero quiza algun día...

Un abrazo

Anniehall dijo...

Hola Teresa, un beso.

Peque dijo...

Muchos abrazos.

Fernando dijo...

Teresa, se me ocurre sólo recordar contigo el poema en francés más bonito que conozco... con todo mi afecto.

Mon Revê Familier
Je fais souvent ce rêve étrange et pénétrant
D'une femme inconnue, et que j'aime, et qui m'aime,
Et qui n'est, chaque fois, ni tout à fait la même
Ni tout à fait une autre, et m'aime et me comprend.

Car elle me comprend, et mon coeur transparent
Pour elle seule, hélas! cesse d'être un problème
Pour elle seule, et les moiteurs de mon front blême,
Elle seule les sait rafraîchir, en pleurant.

Est-elle brune, blonde ou rousse? Je l'ignore.
Son nom? Je me souviens qu'il est doux et sonore,
Comme ceux des aimés que la vie exila.

Son regard est pareil au regard des statues,
Et, pour sa voix, lointaine, et calme, et grave, elle a
L'inflexion des voix chères qui se sont tues.


Paul Verlaine
Poemas Saturnianos
1866


Fernando

Peque dijo...

Besitos.

el chico de la consuelo dijo...

Me asomo de vez en cuando, veo tu ventana todavía cerrada y me niego a irme sin pintar un corazón de tiza en tu pared.

Anniehall dijo...

Yo también pasaba a 'verte' y dejarte un abrazo.

Me ha encantado tu comentario Consu's.

Diva Gando dijo...

Una semana sin publicar... se me hacía raro... hasta que he leído tu entrada...y lo he entendido y no he entendido nada. Sólo sé que no es nada agradable, así que me quedo aquí a tu lado, esperando a que se abra de nuevo la ventana y verte asomada a ella. Un abrazo muy fuerte.

el chico de la consuelo dijo...

Vuelvo tarde, miro los blogs habituales y llego al tuyo. Veo que hay algo escrito. Hago una pausa intuyendo lo que espera, voy a la cocina, hago un café para hacer tiempo.
De vuelta me descubro llorando mientras leo, no os conozco pero ya sois una parte de lo que siento y se me acaban las palabras. Sólo me queda intentar colorear el corazón que pinte en tu tapia el otro día. Un abrazo fuerte.

el chico de la consuelo dijo...

vaya me doy cuenta que he comentado en el lugar equivocado, cortopego a su lugar...disculpas.

Paranoica empedernida dijo...

Me siento increíblemente identificada con este post...
Parece mentira, que cada uno en su mundo, acabe sintiendo tan parecido a otro.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues ya sabes, Paranoica, ahora sólo cabe levantarse. Y comprobarás que la desgracia tonifica y desarrolla enormemente los músculos del alma: te sorprenderás de ti misma.

Bienvenida.