lunes, 28 de marzo de 2011

Hoy hace un mes que Lea está conmigo

El pasado día 28 Lea llegó a mi casa y a mi vida. Y reconozco que estas cuatro semanas han sido estupendas. Es increíble lo que ha cambiado mi día a día ese puñado de pelo y dientecillos afilados, que en cuanto me descuido me muerde las pantorrillas, y que salta como una cabra loca cuando hace algo bien y sabe que tendrá un trocito de salchicha de premio. Cada vez estoy más convencida de que la idea de coger un perrito ha sido de las mejores que he tenido en mucho tiempo. Necesitaba algo así. Algo que me hiciera pensar en otras cosas, distintas a todo lo anterior. Que me mantuviera ocupada. Que llenara una casa que se había quedado demasiado vacía, y que podría haberse convertido en un lugar lleno de fantasmas. Pero no ha sido así. Porque donde hay huesos de goma y jirafas de peluche que pitan no hay sitio para los fantasmas. 

22 comentarios:

José Antonio Peñas dijo...

Acabas de dar en el clavo: la primera ventaja de tener un animal en casa es que te obliga a moverte, a salir de la cama, a prepararle la comida, cepillarlo, bañarlo (que poco le gustaba el agua a mi pastor, pobre), a pasear... y a mirar dónde pones los pies.

aina dijo...

Cariño incondicional, esto es lo que nos enseñan estos indefensos animalillos. Uff cómo le vas a querer. Muchas felicidades a los dos.

Anónimo dijo...

Si pudiera, estaría horas y horas hablando de mi golden, como quien habla de su bebé. Y ya puestos: tiene cinco meses, es hembra, de color blanco, se llama Jota (y su nombre da lugar a equívocos), es cariñosa, juguetona, etc. etc.

En definitiva, que te entiendo perfectamente.

Diva Gando dijo...

Teresa,

Me encantan los perros... Seguro que has acertado!

Me alegro por tí y no me extraña que te haya cautivado... tiene es carita tan ideal...

Aroa dijo...

ya sabes... si ves que te pones pesada con la gente hablando de tu perrita, aquí nos tienes en la misma fase!!!

Carmen dijo...

Te recomiendo una sábana grande. Para la baba, digo... ;-)

Miguel Baquero dijo...

Gracias, amiga, te lo dije abajo y te lo repito ahora viendo a tu hermoso perrito

Elvira dijo...

Fantástico final. Me alegro un montón.

Babunita dijo...

Jó, Lea, llevamos el collar igual. Estás más guapa!!!

http://2.bp.blogspot.com/_S-x4UtQu8PM/TMcVr0gRGuI/AAAAAAAAAKE/B9gRSbBjwxQ/s1600/Copia+de+Imagen+108.jpg

saltar del tren dijo...

Una opción alentadora que seguramente no parará de darte satisfacciones.
Y de romperte los zapatos...mientras crece :)
un abrazo

Teresa, la de la ventana dijo...

¿Y tú te lo dejas poner, Babunita? Porque con ella es una batalla. Chilla, se retuerce, me intenta morder... Imposible. Luego puesto, no hay problema, pero hasta que lo consigo... es un horror.

¿Luego se tranquilizan un poco? ¿Cuándo? Bienvenida, SaltarDelTren.

Babunita dijo...

Si, al principio somos como lagartijas, quizá si enseñas a Lea a empezar a sentarse y sabeiendo que cuando lo hace bien reibe chuche, también funcione el "sientate" para que esté quieta un segundo mientras se lo pones, eso si , con su correspondiente chuche si quieres que funcione siempre!!

Teresa, la de la ventana dijo...

Ja! Sentarse? Ni caso. Si se lo digo, salta o me muerde la mano. ¡Es una leona, haciendo honor a su nombre!

Babunita dijo...

Qus si Teresa, que si, que dice mamy que yo empecé a sentarme con tres meses y medio y sólo llevaba en casa semana y media. Ya verás que Lea se conviere en una perrita buena, buena y obediente.

Carmen dijo...

¿Cómo se corrigen los comentarios? En fin, empiezo de nuevo:

Yo a Curra le puse un profe porque era una cabra loca. Quiero decir, que contraté a una amaestradora para que le enseñara a no tirar de la correa, a obedecer, a caminar al lado y a sentarse para esperar el cambio de semáforo. 15 días y un precio razonable. Fíjate lo amaestrada que estaba que un día, con un añito y medio, se despistó de mi madre y volvió a casa sola, cruzando, claro, la calle por el semáforo. El único problema es que... estaba en verde y le pilló un taxi. Ocho meses de curas, escayolas, y clavos en las patas. Moraleja: eres imprescindible y hasta los dos/tres años y la absoluta seguridad de que te obedece a ti (he puesto "y", no "o") COLLAR, CORREA, Y MARCHA MILITAR. Que no te camele. Camelala tú, como dice Babu, con chuches. Y ponte seria, no te cogerá manía.

Teresa, la de la ventana dijo...

Le da igual si le doy la chuche: mastica y me muerde al mismo tiempo, mientras se retuerce como una posesa y gruñe. Es un horror, se pone agresiva a tope, pero no puedo rendirme, tienes razón. Si no, no me dejará ponerle tampoco el arnés cuando la lleve atada con el cinturón de seguridad del coche, y eso es imprescindible. Le pongo el collar por la mañana y se lo quito por la noche. Espero que con el tiempo, lo consiga. Sin que me odie, claro.

el chico de la consuelo dijo...

Me alegro mogollón... un animal en casa siempre hace compañia...
como dijo mi mujer cuando se casó conmigo.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Ojala te de mucho mal, ojala te cueste educarla y te tenga en vilo. Cualquier cosa su te evita los fantasmas

Rosana dijo...

yo tengo a mi "Chica" y estoy encantada. Mi marido dice que me la regalo por mi problema con la ansiedad y de eso hace 3 años. A dia de hoy, yo no podria vivir sin ella. Es mas, duerme su siesta en lo alto mia, es mi niña. Ahora vive con mi marido porque yo estoy enferma y he tenido que trasladarme a nuestra ciudad de origen para tratarme un cancer y cuando vienen el fin de semana no se separa de mi lado. Duerme en los pies de mi cama y cuando ve que mi marido el domingo recoge se me pone a llorar. La echo mucho de menos y se que ella tambien a mi.
Dale mucho cariño a tu perrita porque todo lo que tu le des ella te lo recompensara tres veces mas.
un besito.

Teresa, la de la ventana dijo...

¡Ya se deja poner el collar! ¡Y se sienta! La verdad es que es lista, o yo más cabezona que ella, porque poco a poco va entrando en vereda... jajajja...

Pues sí, Rosana, la verdad es que hace muchísima compañía. En mi caso, ha llegado en un momento muy crítico y me está haciendo mucho bien. Cuidate mucho, que te mejores. Y bienvenida.

Babunita dijo...

Oh!! Lea ¡¡¡Felicidades!!!

Anónimo dijo...

LLego tarde pero me da tiempo de felicitaros a ambas.
No es que quiera contradecir a nadie ,pero elúnico problema de Lea con el collar es que es muy chiquitita.
Los cachorros suelen ser loquitos, pero luego se tranquilizan.
Besos a ambas
(bueno, también depende del carácter , claro ).


(Soy Reyes)