sábado, 5 de marzo de 2011

Se hace camino al andar, o eso dicen (IX)

(El Decálogo del Caminante, de  Manuel Pimentel, está a punto de terminarse...)


Noveno: Tu vida es una novela que escribes con tus actos. Conoce a tu personaje y desarrolla sus potencias en función de las circunstancias y de tus sueños e ideales Comprende tu realidad de escritor de la propia novela de tu vida, influye en el argumento de tu novela y concede mayor protagonismo a tu personaje. Podrás comprender tu camino en tu conjunto.

Es fácil culpar a la suerte, a las circunstancias, a la vida. En nuestras manos están muchas más cosas de las que queremos creer, pero esa capacidad de girar el timón da miedo. Y no la usamos. Aprender a hacerlo es una de las cosas que más cuestan, pero que más satisfacción da cuando se controla medianamente bien y empiezas a ponerla en práctica. Sentirse dueño de su propio destino es una de las mejores sensaciones que existen.

2 comentarios:

Jesús Miramón dijo...

INVICTUS

Fuera de la noche que me cubre,
Negra como el abismo de polo a polo,
Agradezco a cualquier dios que pudiera existir
Por mi alma inconquistable.

En las feroces garras de las circunstancias
Ni me he lamentado ni he dado gritos.
Bajo los golpes del azar
Mi cabeza sangra, pero no se inclina.

Más allá de este lugar de ira y lágrimas
Es inminente el Horror de la sombra,
Y sin embargo la amenaza de los años
Me encuentra y me encontrará sin miedo.

No importa cuán estrecha sea la puerta,
Cuán cargada de castigos la sentencia.
Soy el amo de mi destino:
Soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

---

P.D: Éste es el famoso -y maravilloso- poema que acompañó a Nelson Mandela durante sus largos años de cautiverio.

Teresa, la de la ventana dijo...

Y ya ves, mal desde luego que no le hizo...