martes, 1 de marzo de 2011

Se hace camino al andar, o eso dicen (VI)


(Continuación del Decálogo del Caminante, de Manuel Pimentel)

Sexto: El camino tiene sentido en su conjunto. Integra en él los capítulos duros, de dolor y sufrimiento. Aislados, te amargarán; insertos en tu vida entera, adquirirán sentido. Lo comprenderás cuando tengas suficiente altura de miras como para poder comprender tu propio camino pasado y sepas aprovecharlo para el que aún te queda por recorrer.

De todo se puede sacar algo positivo. Hasta de lo peor. Sobre todo de lo peor, porque es en la desgracia donde sale a la luz la verdadera fuerza o la debilidad de una persona. Además, no hacerlo, revolcarte en tu propia mala suerte, es mucho peor, así que, la elección es clara.

3 comentarios:

Gonzalo dijo...

Lo siento pero hay algunas cosas de las que no se puede sacar nada positivo. Otra cosa es que no te quede mas remedio que tirar para adelante y asi lo hagas, pero son cosas distintas.

Teresa, la de la ventana dijo...

Las fuerzas para tirar para adelante, la resistencia que ignorabas, todo eso, Gonzalo, yo lo veo positivo. Que podías haber prescindido perfectamente de no pasarte nada malo, pues sí, pero no dejan de ser cosas buenas.

Maga dijo...

Creo que es un tema, muy, muy delicado y difícil de plantear..., pero yo también lo veo como tú Teresa.
Mi vida ha estado llena de importantes aprendizajes (a veces tela de duros).

En esas vivencias he crecido, he superado un montón de miedos.
Y ahora pienso que todo eso ha modelado mi vida, y carácter y me ha ayudado a verla desde otra perspectiva, querer tener nuevas metas, aun siendo consciente de hay que arriesgar mucho en el camino.
Como dijo un día Elizabeth Kürbler Ross:"nadie dijo que la vida fuera fácil..."
Este décalogo es muy interesante, y como pienso que casi nada nos llega por casualidad, el seguirlo, me ayuda a reflexionar en positivo.
Se me viene a la cabeza, tu manta de patchwork, lo cansada de hacer a ratos,la de veces que creiste no llegar, las tiritas..., y al final, toda feliz, por conseguirlo, por "haber unido" tantos trozos que dieron como resultado esa colcha "requetebonita".