martes, 8 de marzo de 2011

Se hace camino al andar, o eso dicen (X)


(Y aquí se acaba el Decálogo del Caminante, de Manuel Pimentel)

Décimo: No caminas solo. Tu felicidad también se encuentra en la de los demás. Lo que das, recibes. Ayuda con generosidad, y no olvides que, además de las personas, también nos acompaña la naturaleza ubérrima con toda su vida hermana.

Hacer a los otros lo que te gustaría que te hicieran es una máxima que siempre he intentado seguir. Y que también me ha dado muchos sinsabores, porque si eres una persona medianamente generosa, te llevarás más de una decepción, porque muchas veces la gente no estará a la altura de tus expectativas. Fastidia, por supuesto, y a veces duele, pero da igual. Sabes de sobra que volverás a hacer lo mismo la próxima vez. Es una manera de actuar que se basa en el placer de dar, en el egoísmo gustoso del desprendimiento, en la satisfacción de la alegría del otro. Lo cual no quita que recibir también tenga su puntito gustoso, claro está. Pero lo cierto es que cuando disfrutas de verdad dando, que te den se convierte en algo secundario. Una consecuencia, pero no un objetivo. Un regalo quizás merecido, o tal vez no, pero siempre inesperado. 

5 comentarios:

Reyes dijo...

Esta mañana he visto al Pimentel en una tertulia de canal Sur Tv y no parecía tan sereno ,jeje, qué bien se lo monta el tío.
Bueno, al menos hace lo que le gusta y pasa de todo, ha probado tantos palos y todos con éxito, ahora según el faldón televisivo es editor , supongo que se publica sus propios libros.
Bueno, besos pa ti y pa Lea, mi hija todavia está chillando por las fotos anteriores.
jeje.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues sí, Reyes, es uno de los pocos políticos que ha reconducido su vida después de salir de la política, y parece satisfecho. A mí me cae bien.

Teresa, la de la ventana dijo...

Besos para tu nena y para ti. A ver si hago alguna foto más, pero... ¡es que no para quieta!

Maga dijo...

Es que es pequeñita..., por qué no grabas un trocito de video y asi la vemos en movimiento?, es que es una muñeca total.
Comparto las reflexiones sobre el dar..., pienso que es una de las claves para llegar a "ser".
Ha estado muy bien el décalogo.Lo voy a imprimir todo junto, para leerlo a menudo.
Parece que opinar sobre estos temas impone.
Hace años leí un librito, a modo de cuento, que es bonito "Los diez secretos de la abundante felicidad" (si queréis mirarlo está en google libros). Tiene algunas similitudes con este décalogo.

Teresa, la de la ventana dijo...

Lo intentaré con el móvil, Maga, pero es complicado, sí.

Bueno, a mí me ha gustado mucho el Decálogo. Me lo he pasado muy bien pensando en voz alta de cosas que considero importantes y que pueden hacer que la vida sea un poquito más grata y fácil.