viernes, 4 de marzo de 2011

Se hace camino al andar, o eso dicen (VIII)


Octavo: La coherencia entre tu persona y tu personaje, entre lo que piensas y lo que haces, te hará sentir bien. La incoherencia vital te hará el camino insufrible.

Poco más puedo añadir. No se puede estar bien con los demás si no lo estás contigo mismo. Hay vidas que crecen torcidas porque sus cimientos están hechos de esa mezcla de hormigón incoherente. A sabiendas de que algo no va bien, pero una vez que has emprendido el camino de la incoherencia es muy difícil desandarlo. Sobre todo porque, cuanto más andes, a más gente arrastrarás contigo. Y ese lastre hace casi imposible una vuelta atrás.

3 comentarios:

Gonzalo dijo...

Este libro no lo ha leído Xosé Mourinho...

el chico de la consuelo dijo...

Pues yo creo que la coherencia llevada al extremo es una suerte de tiranía, dices una cosa en unas circunstancias y hoy por lo que sea cambias de opinión y te ves atado a aquello que dijiste. Yo al menos, estoy en constante conflicto con mis principios.
Otra cosa y aqui si que puedo estar de acuerdo es que uno adoctrine a los demas mientras tu haces lo contrario.

Teresa, la de la ventana dijo...

Mientras sean "tus" principios, Chico, eres coherente. Yo no hablo de ser cabezón hasta la extenuación, para nada, sino de ser coherente contigo mismo, incluidos tus conflictos. Pelearte con ellos, y vencerlos, o sustituirlos, vale, pero por otros también tuyos, con los que te identifiques y que impongas porque tú quieres.