viernes, 15 de abril de 2011

Ocho años con la ventana abierta


Este año he estado tan atareada y distraída con otras cosas, que se me ha pasado el cumpleaños del blog.  Quince días más tarde, lo he recordado de repente. Ocho años ya enganchada a los visillos de esta ventana. Con ausencias y silencios, claro está, pero con la querencia de quien se siente incapaz de echar el cerrojo definitivamente. Y eso que en muchos momentos he tenido la sensación de que no tengo nada que contar. Que si tenía algo, ya lo he hecho. Pero necesito esta ventana al mundo, no tanto por asomarme yo como por que se asomen los otros. Este blog me ha traído a mucha gente que me ha llegado a importar de verdad. Algunas de esas personas desaparecieron en el camino, pero otras siguen ahí. Y eso es más que suficiente como para que esté en deuda con el, y me sienta incapaz de cerrarlo, aunque mis silencios me pesen a mí más que a nadie. 

Han pasado muchas cosas desde aquel 30 de marzo de 2003. De casi todas ellas he hablado aquí. Pensando en voz alta, reflexionando sobre lo que me ha ido pasando cada día, desahogándome, compartiendo mis alegrías o mitigando mis penas repartiéndo el peso con los que me quisieran escuchar. Y voy a seguir haciéndolo. Porque me gusta haber llegado hasta aquí, pero sobre todo porque mientras lo hacía lo he disfrutado. Me he sentido menos sola. Aunque muchas veces, luego pude comprobarlo, sólo fuese un sentimiento, una sensación no del todo cierta, en ocasiones me ha bastado. En otros momentos, sé que era una realidad, palpable y verdadera, y eso lo ha hecho aún mejor. Hay algunas sombras muy negras en el camino que he recorrido en esta ventana, pero hay muchas más luces que me han dado calor cuando más lo necesitaba. 


14 comentarios:

José Antonio Peñas dijo...

Ignoraba que llevaras tanto tiempo con esto: cuando entré las primeras veces navegué hacia atrás un par de años, pero no pensé que pudiera seguir tanto.
Feliz cumpleaños, un beso para ti y un achuchoncete para tu pequeña torbellino.

peque dijo...

Entonces no cierres la ventana nunca. Feliz aniversario

el chico de la consuelo dijo...

!!!ocho años!!! si a mi un año y par de meses se me ha hecho eterno y variado en ocho años ha tenido que pasar por aquí media españa.
Feliz cumpleblog

Paco Principiante dijo...

Hola Teresa,

gracias por tu sugerencia (algo imperativa) sobre abrir un blog. Es cierto que se me ha pasado por la cabeza, e incluso me lo estoy planteando. Unas veces con más ganas, y otras con más miedo. En el fondo me sorprende que esos mismos miedos y ganas se parezcan tanto a tus sensaciones descritas en la entrada de hoy, solo que con la experiencia de 8 años en el cómputo, que no es poco.
Yo además tengo dos temas más a tener en cuenta: una familia en la que me he comprometido, y es mi principal vocación y misión en la vida, que precisa de mi (y no como una estatua colocada en una esquina y agarrada a un portátil), y una jornada laboral interminable (que en el fondo no es más que la forma pragmática de ese compromiso con mi familia, ya que mi nómina es parte importante en su sustento y desarrollo).
Todo eso y mis dudas hacen que la cuestión de añadir un elemento nuevo se me antoje dificultoso.
No desearía fracasar a los pocos meses de intentarlo. No sé si mis ganas son consecuencia de la novedad por este mundo nuevo que acabo de descubrir, o pertenecen a una sensación más madura, por lo tanto estable.
La primera entrada que leí de tu blog era esa en la que te quejabas acerca del distanciamiento físico de algunos de tus vecinos, y de lo que habían descendido tus visitas después de aquello que más tarde investigué (Y pensé: "Vaya, solo hago asomarme a la ventana, y ya me llevo la reprimenda..."). Por lo que mi presencia en esto de los blogs, comparado con la mayoria de los que sigo es minúscula. Os admiro. Vuestro afan, perseverancia, talento, incombustibles en el día a día como Jesús Miramón.
De momento me conformo como el cuco, con dejar su huevo en el nido de otro, pero algún día puede que me haga el mío propio.

Algunas entradas que me parecían sublimes, enriquecedoras o curiosas ya se las he leido a mi mujer, y ella, que me conoce mejor que yo, ya me ha dicho:"Me temo que vas a acabar abriendo un blog..."
En fin, que me extiendo demasiado, solo decirte que lo estoy barajando, que tengo ganas de hacerlo, pero que esperaré un tiempo prudencial, para ver si esto es un rebrote de la primavera, o un esqueje que veraderamente ha arraigado. Pensaba responderte donde Jesús, pero me parecía una falta de respeto entablar una converasción entre dos, en los comentarios del blog de un tercero.
Perdona la extensión, y un saludo.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues ya ves, ni yo misma me lo creo, pero así es. Con sus irregularidades y silencios, algunos largos, aquí he estado, y creo que seguiré, porque ilusión y ganas no me faltan. Escribir aquí me ha dado mucho. Y tú eres parte de las luces de las que hablaba. Gracias a ti, Peñas, por pasarte. Siempre me pones de buen humor, no sé cómo lo haces.

Nunca es mucho, pero también lo son ocho años, ¿no, Peque? ;-) No sé qué pasará, pero de momento, aquí seguiré.

Es mucho tiempo, sí, Chico, y da un poco de vértigo mirar atrás, pero también es emocionante. Me resultaría difícil prescindir de ello. Gracias a ti por pasarte.

Ays, Paco, espero que tomaras lo que dije donde Jesús como lo que era, una broma cariñosa. Por tu manera de comentar creo que tienes cosas que decir, por eso te "ordené" abrirte un blog lo antes posible. Pero si lo haces, debe ser sin sentirte presionado ni viéndolo como algo que tienes que encajar en tu planning vital. Si no, se convertirá en una obligación, y eso es incompatible con el placer que puede darte. Yo ahora ando muy desocupada, es cierto, pero ha habido momentos en este tiempo en los que las obligaciones me desbordaban. Y ha sido cuando más y mejor he escrito. Lo cierto es que el blog me ha dado mucho más de lo que me ha quitado, y eso se lo agradeceré siempre, no sé si al Sr. Blogger o a quien, pero así es. Tu blog si tiene que ser, será, cada vez te dará más envidia y no podrás resistirte, aunque tengas poco tiempo, aunque escribas una vez a la semana, da igual, tú te marcarás el ritmo y los demás lo aceptaremos, es lo bueno que tiene esto, que tú eres el amo y señor de tus dominios. Mientras tanto, te leeré con gusto cuando comentes, y será un placer tenerte por aquí. Estás en tu casa. Y extiéndete todo lo que quieras, por favor. Mil gracias, Paco.

Jesús Miramón dijo...

¡Ocho años de ventana, ocho años! En fin, ¿qué puedo decirte? Ya sabes que para mí escribir tiene mucho que ver, entre otras cosas, con la comunión entre los seres humanos. Durante todos esos años me has emocionado, Teresa, hoy lo has hecho al hacer referencia a las sombras y las luces de lo que la vida te ha traído y se ha llevado durante todo este tiempo, y lo seguirás haciendo. Gracias por compartir tus pensamientos con nosotros. Yo he aprendido algunas cosas muy importantes aquí, las he aprendido de ti. Un beso muy fuerte.

José Antonio Peñas dijo...

Es un don: entro por una puerta y se oyen risas enlatadas. Debo estar protagonizando una sitcom y nadie me lo ha dicho nunca (¿"El Show de Truman", spanish versión?)

Elvira dijo...

Eres toda una veterana. ¡Enhorabuena por los 8 años! Yo conocí este blog justo antes de que lo cerraras la última vez, llevaba poco tiempo en este mundillo, y me gustó, por lo que me apenó que lo cerraras. Espero que te dé muchas más alegrías y que no haya sombras.

Teresa, la de la ventana dijo...

Que no, Peñas. No es eso. No me haces reír (que también), sino que me pones de buen humor. Es como si contigo cerca no pudiese haber malos rollos.

Gracias, Elvira. Las sombras son inevitables, y a veces sirven para que las luces sean mucho más potentes, y las valoremos más.

po dijo...

Eres luz en tu ventana digital, y eres luz en la analógica. He tenido la suerte de comprobarlo :).
Un beso desde un pueblecito al que apenas llega la cobertura, pero sí tu luz, y con fuerza.
PD: y que cumplas muchos más!! ;)

El niño desgraciaíto dijo...

Felicidades blogueriles... ¡y que cumplas muuuchos mááás!

violetazul dijo...

Muchas felicidades...
Y ni se te ocurra pensar en cerrar esta ventana, a la que recién me estoy asomando, y que tiene tan buenas vistas!!!
Besos

Teresa, la de la ventana dijo...

Tú si que eres salada, Po, me encanta tenerte por aquí...

Gracias, Niño, y tú que lo veas.

No temas, Violeta, habrá seguramente paréntesis, eso seguro, pero siempre termino volviendo...

miedoslibres dijo...

Vaya! Ocho años, ¡menudos años! O sea que nos conocimos recién tú abierta la ventana, recién yo abierto en canal... ¡Cuánto tiempo! ¡Cuántas cosas!
Yo sigo alegrándome de haberte conocido (aunque haya estado, a ratos, desaparecido).
¡Felicidades!