sábado, 7 de mayo de 2011

De cambios de aspecto, viajes y materiales resistentes


Miro a mi perrita dormir en su cesto y no la reconozco. En la peluquería canina se han quedado sus lanas blancas y también ese encanto tan suyo de cachorrito peluchón. Cuando he ido a recogerla, me he quedado pasmada. ¿Dónde estaba mi peluchita rechoncheta y chaparrita, y quién era esa chicuela esbelta, de patas largas? Han pasado dos meses desde que está conmigo, y se nota, aunque yo no me haya dado cuenta hasta hoy. Es tan mona, tan salada y me hace tanta compañía que ese rato, hora y media escasa, en la que la he dejado en la peluquería, la casa me ha parecido extrañísima y muy vacía sin ella metiéndose entre mis pies. Cómo me alegro de haber dado el paso y comprarla... Porque era eso lo que me hacía falta. El perro de mis sueños. Y poder disfrutarlo desde pequeñito. Para no perderme ni un solo detalle, ni una sola alegría. Lo siento por los canes de los refugios y perreras, pero no era su momento, era el de Lea: yo necesitaba un perro sin pasado.

*********************************************************

La muerte de Severiano Ballesteros ha revuelto las aguas del estanque, enturbiándolas inevitablemente. Pero era algo que tenía que pasar, y que no podía evitar pensar cada vez que veía a Seve en la televisión, tan feliz y optimista. Le miraba y veía el mismo entusiasmo luchador, pero adivinaba la misma inutilidad del esfuerzo. Y mira. Le ha sobrevivido casi seis meses, pero enfermaron casi al mismo tiempo, y ha muerto de lo mismo que Thierry, por lo que puedo imaginar perfectamente sus últimos días, sus últimas horas. Esos momentos horribles que intento no recordar, pero que están ahí, y me acompañarán siempre. Porque me cambiaron, no sé si para bien o para mal, pero eso sí, sin vuelta de hoja.

********************************************************


Sigo preparando cosas para el viaje. Hago listas, voy tachando lo que está ya listo, y eso puede ser una semana antes. Porque nunca lo dejo para el último día, no por manías de orden, sino porque una semana antes ya estoy impaciente y más allí que aquí. Para mí viajar es algo que empecé a hacer tarde, y aún ahora sigue siendo algo extraordinario que me desestabiliza por completo, me inquieta mucho varios días antes de partir. De buen rollo, pero me pone nerviosa. Soy una persona casera, tiendo a replegarme en el nido, aunque una vez que me decido disfruto mucho de todo el proceso, desde la idea inicial hasta la planificación y, por supuesto, el desplazamiento y la estancia. Y la vuelta, claro está. Me encanta volver, es la guinda del pastel.

********************************************************

Sin embargo, este viaje es diferente. Sé que volver a Cannes sin él será una prueba de fuego, aunque mucho más sencilla al ir acompañada. Es más, dudo mucho de que me hubiese atrevido a ir si hubiese tenido que ir sola. Una es fuerte, pero no irrompible.



8 comentarios:

Jesús Miramón dijo...

Espero que ese viaje, lleno de recuerdos, sea una de esas lineas que una vez cruzadas nos hacen sentirnos en un lugar nuevo. Un punto de inflexión.

Babunita dijo...

Jó, dice mamy que debimos advertirte que las peluqueras caninas y humanas, padecen el mismo mal: amor incondicional por el uso de sus tijeras. Mamy sólo me lleva para el baño y porque en casa dice que no se apaña conmigo y además se queda vigilando... Lea, es un consuelo que tu viaje sea a Francia a un evento lleno de "celebrities" donde el corte a lo garçon hace furor y parece última tendencia.

Teresa, la de la ventana dijo...

No lo sé, Jesús. Es importante, como poco. A la vuelta veremos.

Pero si a mí me encanta cómo la han dejado, Babunita. Es justo lo que yo quería. Bien cortito, nada de faldones ni rebabas westies, no me gustan.

Anónimo dijo...

Jajajaja, si, igual que Idefix, qué cambio mas grande.

Yo también pensé lo mismo cuando lo de Seve, ese cambio en su mirada, ese no ser él...

Lo de Cannes va a ser una dura prueba, sin duda, pero al igual que aqui estoy seguro de que tambien prevalecerán los recuerdos buenos sobre los malos, aunque sigas encontrandote a guiris tumbados en los parques con calcetines.

Vicent.

Alice se perdió dijo...

Eres valiente, Teresa.

Un beso y mucha suerte en ese viaje.

Miguel Baquero dijo...

Es verdad lo que edice Vicent, que la perrita se parece a Ideafix ;-)

Te deseo que tengas un magnífico viaje y que ese viaje sólo te traiga buenos momentos que recordar y que vivir. Un abrazo

Elvira dijo...

Tu perra guapa con pelo y sin él. Y espero que disfrutes del viaje, aunque en algún momento estés nostálgica, como es natural.

Carmen dijo...

Se ve que en Cannes lo de la WIFI va comme ci, comme ça...