sábado, 21 de mayo de 2011

De vuelta


Ayer volvimos, del tirón. Pensando en dormir en Barcelona, como a la ida. Pero salimos pronto, y no hizo falta: mi gen de la transportista que debí ser en otra vida se manifestó en todo su esplendor. Saliendo de Cannes a las ocho de la mañana, con paradas cada dos horas de unos diez minutos, metí la llave de mi casa en la cerradura a eso de las once y cuarto de la noche. Cansada, pero contenta. Porque gracias a la presencia de mi madre, el maleficio que tanto temía se ha roto. He sobrevivido con dignidad al después, a vivir el festival sin él y disfrutarlo, pisando las mismas aceras, sentándome en los mismos bancos a comer un bocadillo, haciendo cola como tantas veces y sin sentirme triste, ni desmoronarme. A conducir hasta allí, parando en las mismas areas de servicio, nuestras favoritas, y recordando con una sonrisa momentos que ya no volverán, pero que nunca se borrarán y que, milagrosamente, no me duelen. Ahora sé que podré regresar a Cannes sola, sin miedo a sufrir el peso del vacío, que aunque está ahí, y siempre estará, no me impide respirar. Antes no lo tenía nada claro. Pero de nuevo descubro que soy más fuerte de lo que creo. O mejor dicho, que me he hecho más resistente de lo que imagino. Estoy curtida, y no me doy cuenta hasta momentos muy concretos. Como me pasa con la perra, no la veo crecer, pero un día la cojo en brazos y me pesa un montón, y se me desparrama perro por todas partes. He aprendido a vivir las cosas tal y como llegan, y no me va mal. Quizás no ha sido el festival más feliz de mi vida, pero ha sido un festival más, que no es poco. El número once, por cierto.

6 comentarios:

el chico de la consuelo dijo...

Esta muy bien lo que cuentas... los lugares no mueren, se rehacen, de una manera distinta cuando los visitas de nuevo sin la perosna con la que los inauguraste.

Jesús Miramón dijo...

Bienvenida de nuevo. Vivir las cosas tal y como llegan es uno de los secretos mejor guardados y, al mismo tiempo, al alcance de todos. Poco a poco vas cruzando líneas. Eres muy valiente, Teresa.

Aspective dijo...

Bienvenida, mujer fuerte. Bienvenida.

Anónimo dijo...

Bienvenidas las tres, no me sorprende nada de lo que cuentas, siempre te he sabido fuerte.

Vicent

Peque dijo...

Eso está bien

Alice se perdió dijo...

11 festivales!!!! Tú eres una experta... ;-)