jueves, 30 de junio de 2011

Cero


La idea me pareció buena desde el primer día que lo vi en su blog, aunque hasta ahora no me había atrevido a copiarla con tanto descaro. Sin embargo, creo que a él no le importará, más que nada porque es un buen hombre, un cacho de pan, vaya (y no, no lo he comprobado personalmente, en carne mortal no he tenido aún el gusto de conocerle, pero lo sé: me lo ha demostrado muchas veces), y sabrá ver que en mi decisión de seguir sus pasos hay mucho de admirado homenaje, de cariñoso copieteo a sabiendas de que no llegaré a su altura. Ni lo pretendo, ojo. Seguiré contando mis cosas como siempre, a mi estilo, aunque escribir "A lo Miramón" sería todo un reto después de todo, pero ¿para qué servir aquí un mal sucedáneo si se puede comer caviar del bueno en su blog a diario? Lo único que quiero es imponerme un poco de disciplina, sacar de cada día, de todos, hasta del más sosaina, un poco de jugo, porque haberlo, haylo. Y luego servirlo aquí, en un vaso con una pajita y hielo algunos días, calentito y con una nube de leche otras veces, o en un chupito seco y fuerte, si es menester.

Elijo el día de hoy como día cero porque soy así de tiquismiquis, y me gustan las fechas simétricas y redondas. Mañana es uno de Julio y será el día uno. Mi meta es escribir todos los días de los próximos seis meses. 

Ahora me largo al cine de verano. Ponen "La Princesa Prometida". Llevo pipas, agua y muchas ganas de pasarlo bien.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Intentaré seguirte todos los días. Me caes bien.
Por cierto, ¿leíste la columna de Rosa Montero de antes de ayer, creo, sobre el duelo?
AnónimaGolden

Jesús Miramón dijo...

Teresa, sólo voy a decirte una cosa: es una buena idea. Pasarás por mares de los sargazos y cabos de hornos y tormentas y calmas chichas pero es una gran idea. Y sabes que te lo digo con conocimiento de causa. Yo he llegado hoy al ecuador del proyecto y me he dado cuenta de la efímera consistencia del objetivo.

Tú también has emprendido un viaje, muy distinto al de cualquier otra persona en el mundo, un viaje único, irrepetible. Voy a leerte cada día y lo haré sin ninguna objetividad, que le den por el el culo a la objetividad, te leeré cada día porque me interesas, porque te respeto, porque siento afecto hacia ti y porque admiro muchos aspectos de tu carácter.

Un beso.









(Ah, y otro día ya me explicarás qué es eso de escribir "A lo Miramón", si quieres. Es que no sé qué pueda ser semejante cosa.)

neoGurb dijo...

Teresa: prometo seguirte, también, a diario. No me costará porque ya lo hago (y si un día fallo, para eso está Bloglines...). También me gusta ver a quien quiero en el mundo real, a mis hijos, a mis amigos tangibles. Será fácil.

Me encanta la peli. Esta, Pesadilla antes de Navidad y otras cuantas, son parte de la herencia que ya he recogido de ser padre.

Y yo también quiero una camiseta, pero quiero hacérmela con muñeco blandiendo espada. Estoy buscando uno que me guste, y tengo localizado un sitio donde las hacen a medida por cuatro perras.

Naray dijo...

Tú escribirás todos los días y mi propósito será leerte (aunque eso no tiene ninguna importancia porque lo haré con muchísimo gusto)
¡A por ello!

Jesús Miramón dijo...

"Cuando quieras te hago una demostración."

Ostras, no sé si decirte que sí o decirte que no, me da un poco de miedo...

Me lo pensaré.

Teresa, la de la ventana dijo...

Gracias, Naray.

Uys, ¿miedo por qué, Jesús? Seguro que nos echábamos unas risas con mis intentos de imitarte.

Jesús Miramón dijo...

Vale, pues venga, quedo a la espera, será algo así como verme desde fuera.

:-)

(Lo del miedo es porque soy un poco tonto y raro)