miércoles, 1 de junio de 2011

Out of order


De Cannes, además de tés variados y algún que otro caprichillo vestimentario, me traje un resfriado criminal, de esos primaverales que empiezan con dolor de garganta y terminan con traca de mocos y pañuelos de papel en cantidades suficientes como para despoblar una parcelita del Amazonas. Si además eres asmática y tienes problemas nasales (unos pólipos que rebrotan después de menos de dos años de operación como la que ahora ha sufrido Jesús Miramón), el panorama es bastante deprimente. No lo suelto, y eso que ya hace más de dos semanas que empecé, pero sigo tosiendo, me asfixio, pito como una vieja máquina de vapor y el Ventolín es mi mejor amigo, inseparable, vaya. Me siento cansada, dolorida, con la cabeza pesada y confusa, supongo que no es otra cosa que falta de oxígeno suficiente en mis células, neuronas incluídas. Siempre tuve mi punto débil en el sistema respiratorio, fui niña de bronquitis, anginas y con los treinta ya cumplidos también me tocó la papeleta del asma. Cuando me pongo tan mal, pierdo por completo el sentido del olfato y buena parte del del gusto, lo cual es terrible, aunque parezca una tontería. Cualquier día la casa saldrá ardiendo y me enteraré cuando mis pulmones dejen de funcionar, no antes.

Así que lo único que me apetece es dormitar, leer me cansa y la tele o las series también. Apenas veo gente, y si no fuera por la perra y por mis conversaciones con mi madre al teléfono, creo que terminaría afónica de no hablar en todo el día. En fin, que no estoy en mi mejor momento.

*************************************
Ni leer me apetece. Ando apática total, y tengo libros que me llaman, pero es cogerlos, leer unos capítulos y hastiarme. Creo que la cosa viene de la cantidad de horas que dediqué a leer cuando Thierry estuvo enfermo. Era de las pocas cosas que podía hacer en el hospital o en las salas de espera de consultas. Sin quererlo, ahora lo asocio a todo aquello. Tampoco he hecho ni un solo crucigrama desde entonces.

*************************************

Es por eso que necesito abrir mis horizontes con cosas distintas. Nuevas actividades vírgenes, que no traigan consigo lastres, que me hagan mirar de frente con ilusión. Después del verano, las cosas van a ir cambiando. Por lo pronto, ya me he matriculado en la Escuela Municipal de Arte Dramático. En mi vida se me había pasado por la cabeza jugar a ser actriz. Por eso creo que funcionará.

10 comentarios:

Alice seperdió dijo...

Anda, échale un vistazo al correo electrónico y me dices...

Besos,

Jesús Miramón dijo...

Caray, Teresa, cuídate, te comprendo perfectamente.

Por otra parte, pasando lo que todavía estoy pasando, no quiero ni imaginar que no haya servido para nada. Sé que en algunos casos, como desgraciadamente en el tuyo, los problemas vuelven a surgir, pero también he leído que los hay en los que la curación es permanente, así que me agarro a esta última posibilidad porque sabiendo lo que ahora sé no creo que vuelva a someterme al suplicio de semejante posoperatorio nunca jamás.

Me parece muy buena idea que quieras hacer cosas nuevas. Además de poner a prueba talentos y territorios por descubrir es un modo de conocer gente y, quién sabe, hacer buenos amigos.

En cualquier caso, respecto a un resfriado tan largo y con semejante aspecto de alergia, imagino que habrás ido al médico, ¿verdad?

Un beso.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues no veo nada en el correo, Arancha...

A mí el postoperatorio no me fue mal, sólo los tapones de la nariz durante 15 días, pero me compensó con creces, así que con los ojos cerrados me operaría otra vez, si fuera menester. Pero ayer estuve en el otorrino y me dijo que no, que la cosa se había estabilizado y no veía necesidad de operación.

El resfriado no me lo ha visto ningún médico, las complicaciones son fruto de mi asma y mi rinitis perenne (no tengo alergia a nada, pero mis sintomas son idénticos, porque sí, sin motivo aparente me pongo fatal), así que lo que hago en estos casos es medicarme (Ventolin, Symbicort, Nasonex, Ebastina, es decir, toda la parafernalia de los alérgicos al polen y similares). Ayer empecé a tomarmelo todo, junto con las nuevas pastillas que me recetó el otorrino para mantener a raya a los pólipos, así que en unos días debería ver mejoría.m

Uf, menudo tocho médico que acabo de soltar... Parezco una agüela en la sala de espera del centro de salud contando a la vecina lo que le pasa... jajajjaja...

Jesús Miramón dijo...

Bueno, pues tú eres la agüela y yo el agüelo en el ambulatorio, y sin piedad alguna voy a proceder a contarte mis problemas, a ver quién tiene peor salud (un tipo de competición que les gusta mucho) : hoy justamente se cumplen quince días desde que me operaron y el tapón persiste, aunque lo que sí han disminuido son las costras y coágulos (perdón a los lectores) que durante estos días he estado expulsando por donde podía. El lunes me quitan unas placas de plástico que me cosieron en el tabique, imagino que sentiré mejoría. Mi rinitis es de tipo alérgico, es diferente a la tuya, y no tengo asma. Por contra en mi operación, además de eliminar pólipos y arreglar el tabique nasal, me abrieron los etmoides y me aplicaron radiofrecuencia en los cornetes inferiores, lo cual explicaría que en mi caso la recuperación sea un poco más larga y costosa... Si tu otorrino dice que no es necesario operarte otra vez ¡tras menos de dos años después, qué barbaridad de poco tiempo! igual es que tampoco lo tienes tan mal y con una tanda de corticoides se soluciona el problema. Ánimo.

Miguel Baquero dijo...

Yo he estado así hasta hace poco, como tú dices lo único que apetece es dormitar, pero hace unos días que ya estoy mejor y no sé qué me pasa que me encuento como con más energía...

Ya verás, voy a darle a las teclas muy fuerte. Qué voy...

Alice se perdió dijo...

¿¿¿??? ¿No has recibido nada de Miguel ni mío? Te lo reenvío a ver...

Besillos,

José Miguel Ridao dijo...

¿Y por qué no te apuntas a un curso de verano interesante, de música, de danza, de traducción...? No sé, hay un montón de ellos. También te puedes apuntar a un curso en el extranjero, una "inmersión", como dicen los cursis. Ya te estoy arreglando la vida...

Mi mujer es otorrino. Se admiten consultas por internet. A cambio, debes colgar en tu blog los premios que te vayas mandando.

Abrazos.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues no sé, Ridao, me estoy moviendo más de cara a la "rentrée", me gusta la idea del veraneo y la libertad de poder salir o no por ahí.

Bueno es saber lo de tu señora esposa, no te digo yo que no termine buscando una segunda opinión... Pero pídeme cualquier cosa, dinero incluso, antes de endilgarme un premio de esos... s'il te plait... ;-) (Mariconadilla al canto, ale...)

blog marlei dijo...

Mucho ánimo Teresa¡, que no hay mal que mil años dure. Ya verás.
Bueno e igualmente para resto de enfermos. Es lo que tiene la primavera...entre otras cosas.

Saludos

p.d. podría haber sido peor....imagina haber ido al festival de Berlín y haber comido, en una ensalada cualquiera, un pepinillo de esos con bacterias....uffff¡¡¡ ;)

Babunita dijo...

Uy, es una idea genial... Lea también podría asistir para aprender a fingir y poner cara de "yo no he sido" cuando haga una trastada.