martes, 5 de julio de 2011

Cinco


Aún no he tocado el periódico del domingo.

Lo cual, como bien apuntaba Vicent en su comentario de hace días, quiere decir que lo que me sigue gustando es la idea de leer el periódico (la parafernalia de ir al kiosko, sentarse a leerlo...), pero ya no me gusta "leer" el periódico. Pero nada. De otro modo, no estaría languideciendo en la mesa del salón, sin haber echado un vistazo ni a la portada. ¿La explicación? Pues muy sencilla, después de todo. La prensa actual ya no es lo que era cuando yo tenía quince años. Evidente, nada es lo que era en 1982, pero me refiero a que ahora hay otras vías por las que informarse, a las que estoy enganchada en vena casi las veinticuatro horas. Cuando yo era una cría, el periódico de los domingos era algo así como un maná ansiado, un momento especial. Ya no. Tampoco yo soy la misma. La niñata que, deslumbrada por aquellas lecturas, quiso ser parte del invento, al final se quedó fuera. Sí, si yo hice mis inútiles estudios de Periodismo fue un buena parte por aquellas lecturas dominicales. Pero poco queda de aquella ilusa: y me temo que esos restos acaban de irse por el desagüe este fin de semana.

7 comentarios:

Núria dijo...

Me pareció simpático el encuentro con tu blog por razones obvias...
Por cierto, creo que dejar de ser un iluso es siempre una buena señal.
Un saludo afectuoso

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues eso creo yo también, Núria. Es un paso adelante, aunque no deja de ser un poquito triste, es dejar en el camino una parte de una.

¡Por cierto, bienvenida, "ventanera"!

Patty dijo...

Pues la verdad Teresa no hay nada bueno que leer en las noticias del periódico, da pena decirlo pero ya ni siquiera los crucigramas son los mismos, ni los chistecitos ni nada...... ahora viene hasta suplemento de escuela de padres jajajaj, quien nos enseñó a nosotros a ser padres??? un suplemento? una enciclopedia??? noooooooooo.... nos enseñó LA VIDA.... y además en los periódicos hay cosas ya muy perjudiciales para la salud mental sobre todo....
Un beso

Teresa, la de la ventana dijo...

Como decía antes, Patty, creo que hemos cambiado ambos, los periódicos y nosotros. ¡Bienvenida!

Paco Principiante dijo...

Pues yo pienso que los que cambian no son los periódicos, sino los periodistas.
Creo que esto es aun peor...

Miriam dijo...

Caramba, cómo me identifico contigo! Ni la prensa es lo que era en el 82, ni nosotras somos las mismas y esa prensa, desde luego, ahora tiene una competencia importante que en muchos casos satisface más al lector...

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues sí, Miriam, hemos cambiado todos, y por mi parte creo que a mejor, pero ya ves, soy una nostálgica y me da penita dejar cosas en el camino. Aunque ahora hay cosas que entonces eran inimaginables y, también te lo digo, menos mal, porque no sé yo si hubiese prestado atención a mis estudios con todo lo que hay ahora en Internet...

Por cierto, bienvenida a mi ventana.