viernes, 8 de julio de 2011

Ocho


Acabo de comerme un Colajet. Sí, ese polo de hielo con forma de cohete espacial de coca-cola, limón y con la punta de chocolate. Podía hacer perfectamente treinta años desde que me comí el último. Tampoco recuerdo cuál fue el primero, pero fácilmente podría ser en una de mis primeras Ferias del Libro, porque allí había un kiosko de Camy y mi madre siempre me compraba un helado cuando ibamos a la feria. Y yo siempre pedía un Colajet. Por mi barrio no había kioskos de Camy, tan sólo de Royne, la marca de los polos sin nombre, donde los polos de hielo eran "Naranja", "Limón" o "Fresa", y los bombones helados pues eso, "Bombón helado". Y luego estaban los de Frigo, en el bar del pueblo: "FrigoDedo", "MiniMilk", "Drácula", "Calippo", "Twister"... Así que el Colajet era el polo inalcanzable, el deseado, por lo extraordinario que suponía comerse uno. Hoy me he comprado un paquete de cuatro, y no he podido evitar una sonrisa ante mi particular magdalena de Proust. Porque ese helado simboliza mucho de lo que fue mi infancia y, en consecuencia, de lo que soy ahora. La paciencia obligada por las circunstancias. El tener que renunciar a lo que todos los demás disfrutaban de forma natural. La flexibilidad del junco, contenta con lo que había, pero siempre pensando positivamente que un día soplarían vientos mejores... 

10 comentarios:

Paco Principiante dijo...

Lo mio con los helados se resume a los flash (se escribe así??). Los de a peseta y los de a duro. Un trozo de hielo con colorante, dentro de un plástico.
Lo de un helado con palo era para las ocasiones especiales.
Ahora me quedo con los bombones helados, o con los sandwich helados...

Paco Principiante dijo...

Por cierto, me di cuenta de un despiste ortográfico, y lo cambié: "homiguero" por "hormiguero". No lo iba a mantener así, no?

Prueba con:
http://lacigarraenelhormiguero.blogspot.com/

et voila...

Naray dijo...

¡Toma! pero ¿los siguen haciéndo? ¡que bueno, no los había vuelto a ver!... o no me había fijado.
Una regresión a la infancia total. A mi me pasa cuando tomo leche merengada

Teresa, la de la ventana dijo...

Los flash eran química, Paco, mi madre no me dejaba acercarme a ellos.

Sí, Naray, los hace Nestlé. ¿Te podrás creer que nunca he probado la leche merengada?

Naray dijo...

Pues la leche merengada es agosto el La Manga del Mar Menor... sabe a eso ;)
La verdad es que las últimas veces que la he tomado ya no me hacía la misma gracia... los gustos cambian pero un Mikolápiz si me que gustaría volver a comer :D

Patty dijo...

Debe ser delicioso de la forma como lo describes ;) pues aquí ni muerta en vino me comería hoy un helado (frio brrrrrrrr) besitos teresa **

Teresa, la de la ventana dijo...

Jajajjaa... Pues sí, Patty, ya ves. A ti ahora mismo, mejor un chocolatito caliente con picatostes o similares, ¿verdad?

Anónimo dijo...

Ayer mismo me comí una tarrina de leche merengada, es mi sabor preferido en cuanto a helados.
Aqui en esta zona lo que primaba eran los helados de Avidesa, la empresa de Luis Suñer, el empresario de Alzira que secuestró ETA, no se si recordareis el asunto.

Vicent

Teresa, la de la ventana dijo...

Yo prefiero los polos de hielo al mejor de los helados, Vicent. Los de Avidesa los comí alguna vez, y eran ricos, sí.

Patty dijo...

Uhmmmmmmmmmm si sii que rico jajajajaj ;)