domingo, 24 de julio de 2011

Veinticuatro


Lo mejor de tener perro es, sin duda alguna, la seguridad de que alguien te espera cuando vuelves a casa. Y se alegra un montón de volver a verte. Y aunque sean las doce de la noche, no ha cenado todavía, simplemente porque tú no estabas.

3 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Y como acaba de cenar a las doce, no tiene ganas de irse a dormir, y tienes que darle un garbeo, con lo cual terminas acostándote a la 1.

Desde luego, un perro es un quitapereza infalible... Jajajajja...

Juanjo_ML dijo...

Oh, qué bonita que está!!! Si algún día quiere un novio guapo y de buena familia avisa :)

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues reproducirse, me temo que va a ser como el ama, como que no. Tengo previsto operarla cuando sea mujer, que no va a tardar mucho. Pero eso no significa descartar una vida social como es debido, con perritos guapos y simpáticos...