martes, 16 de agosto de 2011

¿Realmente somos así?


"De este modo las mujeres sois invencibles: sois razonables para que no se os pueda contradecir; cariñosas, para que uno se os rinda gustosamente; sensibles, para que no se os pueda hacer daño, e intuitivas, hasta el punto de asustarnos."

Johann Wolfgang Von Goethe: "Las afinidades electivas"

7 comentarios:

Carla dijo...

Yo me considero sensible, pero no intuitiva. De vez en cuando no soy razonable, y definitivamente no soy cariñosa. ¿Será que en realidad no soy mujer? Jajaja ¿O será simplemente que no se nos puede etiquetar a todas - y todos, por supuesto - como si fuéramos juguetes?

Esta entrada me viene que ni pintada, ya que este mismo fin de semana tuve una pequeña discusión con un conocido que insistía en que las mujeres hacemos mejor las cosas de la casa, cocinamos mejor y, por supuesto, nos ocupamos mejor de los hijos. Siguiendo ese mismo razonamiento llegó a la conclusión de que por tanto, lo lógico era que fuésemos nosotras las que nos ocupásemos de tales tareas...

Confieso que todavía estoy un poquito indignada! Jajajaja

Un abrazo!

Teresa, la de la ventana dijo...

La función hace el órgano, Carla. A fuerza de llevar siglos haciendo camas o planchando, se nos ha impreso cierta habilidad en los genes. Suma a eso madres que todavía piensan que los chicos no deben hacer ciertas cosas mientras estén ellas o sus hermanas y... voilà.

Alice vio la luna... dijo...

Seremos así, y asustamos seguro, pero, con todo y con eso, ellos, a veces, no nos respetan y nos hacen daño...

Besitos,

José Miguel Ridao dijo...

A mí me da que aquí ha traicionado a Goethe su alma de poeta, sin ánimo de ofender. Lo de "sensibles, para que no se os pueda hacer daño" es sorprendente. Merece una reflexión.

Un abrazo. Curiosamente, tengo "Las afinidades electivas" en mi lista de próximas lecturas.

hay que leer esta declaración como una

Anónimo dijo...

La cita comienza diciendo de este modo, tal vez como conclusión a una exposición previa, y lo que viene después, si es cierto esto, es muy seguramente un q.e.d.
No hay una forma universal de ser mujer que se pueda recoger en cuaro epítetos, aunque los que ennumera Goethe todavía están vigentes en nuestra forma de entender la feminidad.
Yo no me veo así. Pero para salirse con la suya, cada quien puede recurrir a un enorme arsenal de estrategias de comportamiento, más si los prejuicios de género ya los marcan.
La foto es Audrey :).
Me gusta leer tu blog cuando puedo.
Un saludo.

Susana

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues sí, Arancha. Pero creo que también nosotras podemos ser muy dañinas con ellos. De todo hay en la viña del señor.

A mí también me chocó esa parte, Ridao. Quizás en el siglo diecinueve los hombres eran más sensibles, precisamente a la "debilidad" femenina, no sé.

Por supuesto, Susana. Las generalizaciones siempre dejan fuera miles de posibilidades, y si se trata de definir a las personas yo diría millones. Bienvenida. Ah, una puntualización, no, no es Audrey. La de la foto soy yo.

Anónimo dijo...

Gracias Teresa, y graciosa confusión la mía. Goethe era muy listo, un genio dicen; aunque yo no he leído ningún libro suyo. Pero el texto es tramposo, por aquello de sois así para salir ganando.

Susana