viernes, 9 de septiembre de 2011

Del placer reencontrado de la lectura


Ya he terminado el libro de Plinio y sus casos célebres. A pesar de que El Chico de la Consuelo me pidió (me exigió, mejor dicho...) entrada sobre el mismo, no la habrá, al menos no propiamente dicha: no soy capaz de analizar y diseccionar algo cuando me gusta tantísimo. Así que diré lo que sólo soy capaz de decir en estos casos. Gracias. Gracias al zaragozano más salado de la blogosfera, que fue quien habló de García Pavón en su blog, o en un comentario en otra parte, no recuerdo cómo fue exactamente, pero fue gracias él por lo que yo terminé sacando el libro de la biblioteca y devorándolo. Con esa furia lectora que a veces se mezcla con las ganas de que no se termine nunca, una paradójica situación en la que quieres más, pero al mismo tiempo controlas tu impulso en un vano intento de estirar lo que no es elástico. He disfrutado mucho con las novelas de Plinio y Don Lotario. Me han enamorado los personajes, esa manera de García Pavón de crear tipos que reconozco, paisajes que he visto en mi infancia, no en vano mis ancestros también son castellano-manchegos. La Sagra no es La Mancha, pero son primas hermanas, y los paisajes y el paisanaje que rodean al Jefe de la Guardia Municipal de Tomelloso están descritos con una maestría estremecedora que reconozco que me ha tocado en lo más hondo de mi alma mesetaria y rural. Y un detalle curioso: sus historias no han envejecido mal. Son libros que, a pesar de desarrollarse en los años sesenta, creo, no se leen con el regusto a naftalina y a viejuno que algunas historias de esa época desprenden. 

Ahora estoy con las "Historias de Londres", de Enric González. Todos los piropos que, regularmente, le dedica Molinos se quedan cortos para describir el placer de leer a este hombre. Es como si alguien muy querido te contara cosas tremendamente interesantes sólo a ti, en un tête à tête íntimo y muy especial. No sé explicarlo mejor. Ya me encantaba cuando le leía a veces en El País, ahora sólo puedo decir que tengo unas ganas enormes de volver a Londres con su libro en la mano, y recorrer cada una de las calles o parques de los que habla. Nunca había leído algo tan sencillo y tan bien escrito, tan transparente y tan difícil de imitar. Maravilloso. 

Y uniéndome al club de los fans de la II Guerra Mundial, también voy a hincarle el diente a un libro de un autor del que leí una entrevista en una revista francesa, de casualidad, y que me llamó mucho la atención en su día. H.M. Enzaensberger me pareció un tipo tremendamente lúcido e inteligente, y el libro del que hablaba, "Hammerstein o el tesón", me lo apunté para cuando estuviese traducido al español. Ya lo está, y tiene una muy buena pinta. Alguien que dejó el mando del ejército alemán cuando supo los planes de Hitler tiene que ser, por fuerza, un personaje interesante y complejo.

Y ahí ando ahora, entre Londres y Berlín. Disfrutando, por fin, de la lectura, después de meses de desidia lectora, y de picotear con desgana y cierto desencanto aquí y allá, sin encontrale gusto a casi ningún libro.

9 comentarios:

Portorosa dijo...

Qué buena pinta, todos.
Gracias.

Teresa, la de la ventana dijo...

Ya tocaba, Porto. Que he dejado a medias tres o cuatro libros este verano.

Pep dijo...

Pues si quieres un relato tan estremecedoramente íntimo como leer tu blog a medianoche de la Segunda Guerra Mundial te recomiendo Suite Francesa de Irene Nemirovsky Escrita al empezar la segunda guerra en Francia, acaba días antes de que a la misma Irene la deporten a Auschwitz por ser judía de origen ruso... tan humana que los propios soldados alemanes parecen más humanos que los franceses. La propia historia de la novela es en si una novela: dejada a sus hijas de tres años que se escondían en un monasterio, el manuscrito durmió durante 50 años en una maleta, hasta que a título póstumo se publicó en Francia.. y fue un éxito.. tal vez la reconciliación de los franceses con un pasado en que conscientemente renunciaron a todo lo excelso de la raza humana...

Si quieres la profundidad de los escritores rusos pero con la prosa ligera y alegre de los franceses y una especial delicadeza para retratar los paisajes humanos... te la recomiendo..

Teresa, la de la ventana dijo...

Pep, ya me habían hablado de ese libro someramente, lo he puesto en mi montón de pendientes, muchas gracias por la información adicional, tiene pinta de ser muy interesante, sí. Por cierto, me alegra verte por aquí. :-)

1730 dijo...

Parece que desde casa si que puedo enviarte un comentario, o quizás alguién me abrió la puerta....
Bueno sólo decirte que tengo ganas de conocer a Plinio, aunque sólo sea por la proximidad de mi ciudad natal (Alcázar) a Tomelloso, y dado que tengo familiares y algún que otro amigo Tomellosero, comprobar si en este libro reflejan el carácter bruto y rudo de sus gentes, que da para tantos chistes en aquellas tierras...
Un Saludo.

Anónimo dijo...

Teresa, no dejes de leer los otros dos libros de viaje de Enric.." Historias de NY" e "Historias de Roma"...te gustarán igual o más que el de Londres.

molinos

Teresa, la de la ventana dijo...

Lo haré, Molinos, ya los he echado el ojo, también están en la biblioteca. Gracias. Y bienvenida de nuevo.

el chico de la consuelo dijo...

Sonrojado estoy Teresa!!! Gracias!!
y que me alegro que te haya gustado...me he leido todos menos uno de los libros de Plinio y el que me falta lo tengo esperando porque me da pena acabar con él.No dejo de admirar a garcia pavón!!

El chico de Gonzalez Ledesma también me parece un escritor bueniiisimo...pero para adorarale ya está molinos. Si quieres conocer a otro poli muy distinto a Plinio leete "el Pecado o algo parecido" del papa de Enric

la IIGM no me pone!

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues sí, Chico, me ha gustado mucho, mucho. Sí que tengo también pendiente, porque ya te he oído hablar de él en otras ocasiones, a González Ledesma, ya te contaré.

La IIGM tampoco me pone especialmente, pero el autor me gusta, y el personaje me parece interesante. Llevo muy poquito leído, el bueno de Enric me tiene totalmente ocupada...