lunes, 5 de septiembre de 2011

En frasco pequeño


Me gustaría ser capaz de guardar en un frasco lo mejor de cada persona que ha pasado por mi vida. Si se pudiera hacer eso, tendría una colección impresionante, incongruentemente extensa teniendo presente que mi círculo humano no es para nada amplio. Es decir, he conocido a bastante gente a lo largo de mi vida (mucha, teniendo en cuenta mi parte asocial...), pero casi toda ha estado un rato y ya: si te he visto, no me acuerdo. O sí, lo mismo se acuerdan de mí cada día, pero a mí no me lo han dicho nunca.. En  cambio, yo soy asquerosamente sentimental en ese sentido. Sin ton si son,  un día cualquiera algo me recuerda a alguien que hace siglos que dejó de hablarme, y de pronto me entra una congoja nostálgica que me hunde,. Y no puedo evitar darle mil vueltas a todo ese tiempo perdido, cuando el compartido fue tan bueno. Por eso, si pudiera tener esa colección de envases, la tendría muy bien ordenada, por orden alfabético, para poder encontrar lo que buscara enseguida, en cualquier momento, especialmente en esos ratos de nostalgia súbita. Aunque los recuerdos son potentes, y tiendo a  olvidar lo malo, a veces no tengo claro si aquello fue tan bueno (no debio serlo tanto cuando acabó como acabó, ¿no?) o soy yo, con mi optimismo chupilandístico, que espigo lo mejorcito y lo aislo de lo regulero, haciéndolo brillar con una luz especialmente refulgente.

11 comentarios:

Carmen dijo...

Tu post me ha recordado una canción maravillosa de Jim Croce que se llama Time in a bottle, y que seguramente conoces. Desde luego, escucharla no es un remedio eficaz contra la nostalgia - quiero decir, es cualquier cosa menos una canción marchosa - pero el sentido es parecido a lo que dices tú aquí hoy.
Gracias por recordármela, estaba en un recodo de mi memoria.

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues no, no conozco esa canción. Voy a buscarla en Youtube ahora mismo.

(...)

¡Ya la he escuchado! ¡Me encanta! Gracias por descubrirmela, Carmen.

José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Elchicodelaconsuelo dijo...

El problema o la suerte es que las personas no somos destilables y mezclamos la esencia con el agua.

Te veo enganchada a Plinio y Don Lotario..¿serás buena y cuando acabes les haras una entradica verdad?
Bonita canción carmen.

Teresa, la de la ventana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alice vio la luna... dijo...

Como una coleccionista de virtudes, sí señor...¡Ojalá pudiera hacerse!

José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Teresa, la de la ventana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Antonio Peñas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Miguel Baquero dijo...

Hola, Teresa, llevaba días buscando dónde comentarte. Hoy no he ido a trabajar, de hecho, porque he estado busca que busca por la página.
En serio, se me han pasado varias entradas que quería comentarte que me gustaron mucho, la soltura con la que escribes y que me alegro que encontrarte tan inspirada

Teresa, la de la ventana dijo...

Anda, Miguel, no exageres. Escribo algo más, pero tampoco es para tirar cohetes. Quien reencontrara la creatividad de antaño, con dos posts al día, que haberlos haylos en los archivos...

Pero bueno, tampoco me quejo. Me siento a gusto escribiendo, que es lo importante. Si además, gusta, miel sobre hojuelas.