martes, 25 de octubre de 2011

El vaso está medio lleno. Y lo que falta, me lo he bebido yo


Ayer vi las estrellas en el fisio, y también cómo mis planes para el puente se desintegraban ante mis ojos y, en consecuencia, cómo se iban por el desagüe los sesenta euros de señal que dejé para el viaje a Los Oscos. Porque resulta que de Málaga, aparte de dos días estupendos, me he traído una tendiditis en el pie derecho y el castigo de quedarme sin salida montañera el próximo puente (no me veo en condiciones). Y sin embargo, para mi propia sorpresa, en ningún momento me estoy sintiendo enfadada, algo frustrada sí, pero no tanto como para cabrearme o que esta eventualidad me amargue la vida. En absoluto. Vale que mi monedero tiene casi 100 euros menos, pero bueno, quedarme en casa supone que me he ahorrado otros tantos. Aprovecharé el finde para escribir, leer, hacer los deberes, ir al cine, pasear con Lea o hacer galletas. O sea, todo eso que me hubiese resultado imposible hacer de haber salido al amanecer el sábado para coger un autocar y haber vuelto en otro el martes por la noche.

¿Que me duele el pie? Pues bien, ya se arreglará. Hay cosas mucho peores...

3 comentarios:

Toy folloso dijo...

Soy propenso a las tendinitis, y me las curo con reposo y Airtal, Teresa.
Y ando muy atento de no notar el primer pinchazo.
Hay que parar en seco, si sucede.
Que muchas inflamaciones vienen de la tozudez, del pensar "esto no es nada".

Y oye, en vez de comentar en la confesión de tu timidez, creo que voy a hacer un post de ello, que lo mío tiene delito....

Carmen dijo...

Es un rollo, sí, pero el plan alternativo no está pero que nada mal.
Una cosa que no acabo de entender es cómo salen 100 euros del monedero pero sólo se han ido 60 por el desagüe. O el fisio te ha costado casi 40, o ya descuentas la entrada del cine y los ingredientes para las galletas, o es un recurso literario, o te has dejado el monedero en Málaga y te lo han tenido que traer los de Seur. No se me ocurre otra cosa, la verdad.

Teresa, la de la ventana dijo...

Por eso he cancelado el viaje, Toi. Me daba cosilla arriesgarme a ponerme peor o a tener que quedarme en el hotel aburrida durante cuatro días.

Exacto, Peñas. Sólo es mala pata (nunca mejor dicho), ya habrá otros viajes.

Pues has dado en el clavo, Carmen. Son los 60 de la señal, más la sesión de fisio.