miércoles, 2 de noviembre de 2011

Mi primer soneto (¡Chispas!)

 Ir a clases de Arte Dramático está resultando todo un descubrimiento. No sólo me gusta mucho (bueno, si me apunté fue porque intuía que algo me gustaría...), sino que estoy comprobando que no se me da mal. La vergüenza la dejo en la puerta, y me limito a pasarlo bien. No deja de sorprenderme la parte de terapia psicológica que tiene (al menos, el método "Corazza", que es el que se utiliza en mi escuela), aunque a veces se pasa de intensa y desasosegante, y remueve cosas demasiado personales y profundas. La gente es maja, el grupo unido y el ambiente grato. Aprendo cada día, más de lo esperado. Los jueves los dedicamos a la versificación. Y cuál no ha sido mi sorpresa al descubrir que me está gustando la poesía. La de antaño, la que rima. Escucharla, leerla y, ¿por qué no?, escribirla. Un reto técnico que me he impuesto yo misma, y que he disfrutado muchísimo. Y como soy así, no me he conformado con empezar con una cosa sencilla, como un romance, no. He escrito un soneto. Asonante, eso sí, y en serventesios. Pero soneto al fin y al cabo. Este es:

DESEO 
(Soneto en serventesios asonantados)

En la esquina doblada de ese libro,
el mismo que ahora lees mientras me sueñas,
oculta, agazapada, ahí yo vivo
vestida con palabras de un poeta.

En el recuerdo de ese aroma limpio,
el que llevas en ti, el de mi esencia,
ése que es mío sólo, sólo mío
y que guardas en donde nadie entra.

Cuando luches contra tus pensamientos,
arrastrado, sin brío, hacia el averno,
contigo iré, contra todo podremos.

Porque soy faro, sol, tormenta y fuego.
Refugio, puerto, casa, abrigo y lecho.
Esa luz que ilumina: tu deseo.

5 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

No está mal, para ser el primero...
Me he quedado intrigado con eso del método Corazza...

Teresa, la de la ventana dijo...

Muchas gracias, Miguel. Viniendo de ti, me lo tomo con un cumplido. Y bien chulo. :-)

Lo de Corazza, te lo explico en un santiamén. En Madrid, la enseñanza del Arte Dramático está dividida en dos escuelas: la de Cristina Rota (la madre de Juan Diego Botto, el actor) y la de Juan Carlos Corazza. Los profesores de mi escuela son de Corazza.

Alice vio la luna... dijo...

¡Vaya! ¡Esto sí que es una novedad!
Me encanta tu vena lírica, Teresa. ¿No te quedarás en un sólo soneto, verdad?

Teresa, la de la ventana dijo...

Uys, Arancha. No lo sé. Me ha resultado muy dificil, pero también me piqué yo sola y mira, algo salió.

Pero seguro que alguno más escribo, sí.

No dijo...

Eyyy Teresa esta muy bien!! a mi me ha gustado ;)
Un besis