miércoles, 30 de noviembre de 2011

Mil (doce)

 Llevo meses pendiente de la publicación del post número mil, para escribir algo especial, para celebrarlo de algún modo. A fin de cuentas, no deja de ser un hito en un blog. Y sin embargo, se me pasó hace unos días. Acabo de comprobar que este será el post número mil doce. Jamás pensé llegar tan lejos cuando empecé, no tenía meta y sigo sin tenerla, pero a lo tonto, he escrito muchísimo en este rincón. Mucho y variado, de tantas cosas que muchas veces y sobre bastantes asuntos podría autocitarme con un post propio. He conocido a mucha gente que llegó hasta aquí y se quedó para leerme durante años. Algunos han llegado a ser amigos, de los de verdad, a los que quieres tanto como a la gente del 1.0, o más, si cabe. Aunque también un buen puñado dejaron de serlo y se fueron quedando por el camino; de esos hay muchas veces que no puedo evitar acordarme, y lo hago con un pellizco de nostalgia que me duele de veras. Soy una sentimental, lo sé. Pero el balance de estos más de ocho años no puede ser más positivo. Este blog me ha dado muchas satisfacciones, y lo que le queda, porque me temo que seguirá abierto mientras yo siga pensando mejor por escrito que en silencio. Y mientras siga siendo curiosa, observadora y disfrute con la sensación de sentirme acompañada. De la presencia cálida del lector fiel, y del despistado que cae por casualidad, del resentido que, a pesar de todo, vuelve a ver qué cuento, del curiosón que se lo lee todo de una sentada, y también del guadiana, que viene y va según sople el viento. No todo han sido alegrías, más de un sinsabor guardo bien profundo, para que no me moleste, pero están ahí, y me escuecen de tarde en tarde. Pero incluso ellos son parte de esta aventura, y tienen su sitio.

A todos, gracias.

20 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Peque dijo...

Felicidades, me alegro mucho de que el blog te esté ayudando, y de que sigas por aquí.

Anónimo dijo...

Mil doce, ¿lo vas a celebrar?, o al 1024, un k de posts. Hazlo, las ocasiones así lo merecen. Me he reído con las entradas atrasadas -para mi.sobre las palabras que no te gustan, no comparto tu concepto de los perros pero creo que Lea está en las mejores manos, acabo de leer la réplica al último mensaje que dejé, me ha dado un buen momento como el vaso de agua fría que describes. Gracias opr estos momentos.

Susana

miedoslibres dijo...

¡¡Ocho años!!
Han pasado muchas cosas desde que te conocí (no sé ya cómo, cruzando lecturas y complicidades desde mi extinta Mormuria a tu ventana siempre abierta). Nos hemos leído mutuamente en los dramas y en las comedias (las mías de enredo), en lo anodino y en lo serio, en lo frívolo y lo trascendente. Hemos pasado semanas y meses sin saber el uno del otro, por desidia, por aburrimiento, porque otros temas más urgentes (o turgentes en mi caso) nos tenían o enganchados o desenganchados de la blogosfera. Pero ambos sabíamos que por aquí estamos, siempre a un tiro de piedra.
Y que así sea por mucho tiempo. ¡Felicidades por tu post 1012 y los muchos que han de seguir!

Jesús Miramón dijo...

Felicidades, Teresa. La vida (la escritura) continúa.

:-)

Bichejo dijo...

Madre mía!! Mil!!

Felicidades. Me pondré al día en agosto, que es cuando tengo tiempo para bucear en blogs molones...

Ángela dijo...

Yo no aparezco mucho por ninguna parte últimamente, pero te sigo siguiendo. A por otros mil doce.

Teresa, la de la ventana dijo...

Gracias a ti, Peque. Siempre fuiste maja conmigo en los malos momentos. No se me olvida.

Pues estoy pensándolo, Susana. Hacer algo especial con vosotros, los lectores. No sé, sortear un libro de los míos o algo, no sé. Algo haré. Seguro.

Ays, Pedro, qué te voy a contar a ti, ¿verdad? Si te conozco desde casi el principio. Es cierto que muchas temporadas hemos estado missing, pero es curioso cómo cada vez que volvemos a "vernos", todo es igual y va bien. Me encanta que sea así.

Sí, Jesús. No se para por nadie ni por nada. Y mira, está bien así.

Muchos, ¿verdad, Bich? Ojalá te gusten, hay muchas cosas, muy variadas.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por los mil post, con tus idas y venidas, tus abandonos y tus regresos y enhorabuena sobre todo porla evolucion de tus post, de tu estilo, siempre tuyo pero siempre sorprendentemente fresco y atrayente. Siguen gustandome tanto como el dia que te descubri.
R. Kincaid

Teresa, la de la ventana dijo...

Cuento con muchos lectores silenciosos, Angela, así que no te preocupes. No siempre hay algo que añadir a lo que se lee. Pero sé que andas cerca, y me gusta. Gracias.

Es mucho tiempo, Mr. Kincaid, y mucho escrito, a pesar de los paréntesis, alguno bien largo. Pero soy como los drogadictos, siempre termino volviendo si me ofrecen mi dosis. Y esto está tan a mi alcance y me ha dado (y me da) tantas satisfacciones que ya ves, aquí sigo. Me alegro de que sigas disfrutando leyéndome. A pesar de todo. Gracias.

Paco Principiante dijo...

Mirando con tanto celo
para que no se te pasara,
y fue un post de pelos
el que al número mil llegara.

Uno que, como quien dice, acaba de llegar, pero que me alegra mucho tu Millenium...

Teresa, la de la ventana dijo...

Ays, Paquito, con el cariño que te tengo yo, ahijado mío... Muchas gracias. Recién llegado, sí, pero espero que te quedes durante una buena temporada...

coro dijo...

Un lujo contar tu vida tan bien desde hace tanto tiempo y un lujo leerte cada mañana. Enhorabuena y a por mil más!!!!

Miguel Baquero dijo...

Espèro no ser de los que se quedaron por el camino. Aunque es verdad que a veces voy haciendo la goma (es expresión ciclista del que se retrasa, vuelve al grupo, se retraso otra vz...) pero sigo, esero, con el pelotón

Miguel Baquero dijo...

Espèro no ser de los que se quedaron por el camino. Aunque es verdad que a veces voy haciendo la goma (es expresión ciclista del que se retrasa, vuelve al grupo, se retraso otra vz...) pero sigo, esero, con el pelotón

Teresa, la de la ventana dijo...

Gracias a ti, Coro. Siempre es un gusto verte por aquí.

Para nada, Miguel. Sé que andas por ahí, aunque no siempre te manifiestes (como yo en tu blog, por otra parte). Y cuento con que quedemos Arancha, tú y yo el día menos pensado, que ya toca. ;-)

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Eres la bloguera más vieja que conozco!!!!! ¡Mil post y ocho años!!!!
Mis respetos.
Por eso y por todo lo que has contado/he visto

neoGurb dijo...

Creo que quienes estamos de enhorabuena somos nosotros, cada vez que el reader marca en negrita la existencia de un nuevo post. Desde luego, debes estar orgullosa porque es un gran trabajo (digo bien), y la legión de seguidores así lo atestigua.

Mil (doce) abrazos, y otras tantas reverencias, maestra.

No dijo...

¡¡¡Enhorabuena por las 1000 entradas!!!! Son unas cuantas, sin lugar a dudas; y esta claro que pese a los designios del destino e infortunios de la vida, el escribir te ayuda. Desde el otro lado, nos gusta leerte, asi que está claro que tu ventana es un buen nexo de unión ;)

Un besazo Teresa

Teresa, la de la ventana dijo...

Gracias, Gonzalo... por llamarme vejestorio. Pero sé que lo haces desde el cariño... :-P

Neo, no me seas exagerado. Legión... no sois, seamos realistas. Pero prefiero la calidad a la cantidad, así que, genial.

Gracias, No. Es un lugar en el que me siento cómoda, a gusto, sí, Y vosotros tenéis mucho que ver en ello, no se os olvide.