domingo, 22 de enero de 2012

Hay mucha vida ahí fuera...



... y sin embargo, me estoy dando cuenta de que, en los últimos tiempos, mucha de esa vidilla que se está infiltrando en mi rutina diaria, viene justamente de aquí dentro. Los blogs y, ahora, Twitter, me están facilitando mucho las cosas a la hora de ampliar mis círculos de conocidos y de amistades. A lo tonto, voy "desvirtualizando" a gente que, como quien no quiere la cosa, terminan incorporándose a mi vida, a la "real", hasta un punto que me tiene sorprendidísima. Y eso que no soy precisamente nueva en lo de quedar con "desconocidos", lo vengo haciendo desde que abrí el blog. Pero no deja de ser todo un impacto comprobar que ahora mismo las personas más cercanas, a las que más veo y con las que mejores ratos paso, salen de esta otra realidad. Y algunas se remontan a años y años atrás, lo cual da idea de que no son flor de un día. 

Así ocurrió con la insigne Chica con falda roja, toda una leyenda de la blogosfera que conocí en carne mortal en lo peorcito de la enfermedad de Thierry (y que de nuevo escribe en su blog, atención), y con la que quedo de vez en cuando. Gracias a ella llegué a Po, la de las medias a rayas, (tú también deberías retomarlo, querida...) y me di cuenta de que esto es como los rabos de las cerezas: coges una y salen enganchadas tres. El viernes vinieron las dos a cenar a mi casa con sus respectivos chicos y pasamos un rato de lo más agradable. Me di cuenta de que da igual por donde lleguen las personas que te quieren y a las que quieren: lo importante es que están ahí. Y es genial.

7 comentarios:

Jean Bedel dijo...

La Gran Bo Beep, que fantástico fichaje. Siempre me he llevado muy bien con ella y era fan de su blog, como lo eras tú también, somos todos de esa época bloguera. Sería una desvirtualización muy interesante, a ver si quedamos un día. Voy corriendo a leerla, no sabía que había vuelto a escribir :-)

Teresa, la de la ventana dijo...

Te encantaría, haz por quedar. No te vas a arrepentir.

Portorosa dijo...

Enhorabuena por todos estos cambios que, seguro, no son ajenos a un cambio tuyo más íntimo.

Un beso.

Alice vio la luna... dijo...

Efectivamente, da igual de dónde vengan, lo importante es que estén e internet no dejamos de ser los mismos que integramos la sociedad en la que vivimos. en internet estamos prácticamente todos.

Qué pinta más buena tiene esa cena!!!!

Besitos,

el chico de la consuelo dijo...

osea que me recomiendas lo de salir del anonimato!! ;)

Teresa, la de la ventana dijo...

Pues sí, Chico, lo recomiendo, siempre. Si hay química aquí dentro, muy mal se tiene que dar para que no la haya ahí fuera. Peñas es un ejemplo claro del éxito rotundo de una desvirtualización. Y Arancha, otro. Y el Sr. Bedel, de los más recientes. Y el insigne Portorosa, también. Si te fijas, todos los que han comentado este post, salvo tú. ¿No te das cuenta de que es una señal? :-P

francisco dijo...

Me gusta hacer fotos a la comida...esa pizza hummm y la ensalada. Gracias por el verbo desvirtualizar, yo he tenido esa experiencia, pero me pasa como con las voces de la radio...aunque conozca a la persona tiene su voz escribiendo...y cuando leo es esa voz