sábado, 23 de marzo de 2013

De los abrazos y sus tipos (III): Abrazos dichos


Esta modalidad engloba tanto los abrazos dados por escrito como expresados de manera oral. Debido al repunte del género epistolar motivado por el auge del correo electrónico o del teléfono móvil y sus mensajes SMS, vuelven a estar sumamente en boga los abrazos dichos por escrito. Es habitual terminar mensajes electrónicos con la poco original expresión “Un abrazo”. De la misma manera, un elevado porcentaje de conversaciones telefónicas se cierran por parte de ambos interlocutores con la misma frase. Estos abrazos verbalizados, debido al uso indiscriminado y excesivo que se viene haciendo de ellos, han perdido mucho del valor intrínseco que quizás un día tuvieron, en aquellos tiempos en que alguien de verdad deseó tener delante a su corresponsal para poder abrazarlo, y al no poder ser, lo escribió en un papel, seguramente mojando una pluma de ave en un tintero. En la actualidad, un escasísimo número de abrazos dichos o escritos son sinceros deseos de abrazar al otro, por lo cual se recomienda no tenerlos demasiado en cuenta cuando se reciben, o en su defecto, someterlos a una cautelosa cuarentena, debido a su carácter meramente funcional y manido como cierre de un mensaje o conversación.

(Continuará...)

1 comentarios:

José Antonio Peñas dijo...

Hay muy pocos abrazos dichos de verdad, pero recibirlos es una experiencia dulce e íntima.