domingo, 9 de junio de 2013

Teatreando

Me apunté a teatro casi sin proponérmelo, sin buscarlo, sin desearlo apenas. Quería hacer algo, nuevo a ser posible, y de las opciones que se me presentaron, ésa era la más tentadora. Podía permitírmelo económicamente, para empezar. Al ser una escuela municipal, no era caro. Y estaba a diez minutos andando desde mi casa. Por treinta euros al mes, cuatro horas a la semana y la posibilidad de hacer algo que, de entrada, pintaba divertido y diferente, había que probarlo, al menos. Luego se demostró que la carambola era perfecta.

Eso fue el año pasado. Disfruté mucho, pero sólo fue un aperitivo, una tapita ligera para abrir boca. Hubo cambios en la escuela, y el grupo se disgregó. Unos se fueron, otros se quedaron, pero pasaron curso, pero yo decidí repetir, quería empezar de cero con los nuevos profesores que se incorporaban. La compañía Yllana tomaba las riendas de la escuela.

Y este año ha sido aún mejor. De los casi veinte iniciales, hemos quedado diez personas, un grupo muy bien avenido que ha funcionado como un reloj. El curso tenía como eje central la improvisación, y vive dios que le hemos sacado partido. El proyecto de fin de curso era precisamente eso, una obra original a base de improvisaciones que hemos escrito entre todos y que ayer mostramos en público. Había que pensar algo en lo que participáramos igualmente los diez, un argumento que permitiese a todos estar en escena el mayor tiempo posible, algo coral. Y salió. Después de varios brainstormings, se no ocurrió que la acción trascurriese en un bar, uno de esos de citas rápidas, y que se formaran parejas de lo más variopinto. Una comedia divertida y ágil, con sorpresa final y muchas risas. Anoche el público disfrutó, y creo que todos salieron más que sorprendidos por lo que habíamos hecho un puñado de principiantes sin idea de nada. 

Ya estamos todos apuntados para el curso que viene. Parece que el grupo no se dispersará. Yo estoy deseando volver a trabajar con ellos. Sin buscarlo, de la manera más tonta, me he dado cuenta de que me encanta actuar. Ah, en la obra yo era la camarera del bar. Una francesa con un acento tegggggible... Pero luego se descubre que no, que era mentira, que soy española, y de Campo Real. Pero tampoco eso es cierto: al final resulta que soy policía... La Agente Juarez. Juliana Juárez...

5 comentarios:

Carmen Fernández Revuelta dijo...

No se puede describir mejor lo que yo sentía en septiembre cuando me matricule. Pero a dia de hoy se han cumplido e incrementado todas mis expectativas iniciales, no tanto de tecnicas de faranduleo, sino porque nunca esperaba yo encontrarme con unos compañeros tan increibles, que hemos sintonizado a la perfección, y entre los que, y presumo de ello, he encontrado hasta algun amig@. La experiencia más enriquecedora para mi en muchos, muchos años...

Teresa A. dijo...

Jo, gracias, Carmen. Es verdad que es un grupo increíble. Así da gusto hacer cualquier cosa. Pero es que encima ¡nos salió genial! :-)

Speedygirl dijo...

El teatro es genial y... ¡engancha! Te lo dice una que lleva enganchada muchos años jajaja

Isa dijo...

Ayayayayaay Juliana que nos hemos "enganchao"
A mi me ha pasado lo mismo que a vosotras, lo he disfrutado al máximo, con todos mis sentidos...¡qué gusto, por 2!
Creo que estamos tan satisfechos porque hemos sido capaces de crear y parir una criatura teatral entre todos. El trabajo en equipo y entre las parejas ha sido de lo mejorcito que yo he experimentado en mi vida. Me he encontrado un grupo valiente, extrovertido, arriesgado, hilarante...en fin, y para entendernos: "La Kaña de España", que ha encajado a la perfección con mi sentir (¡Ole, ole y ole!)
Agente Juliana proceda a apuntarse al próximo curso y a vivir otra aventura con ésta que lo es ...Asun la borrachuza
PD Oggg quierrrooo a todossss
Besazos desde la más purita sobriedad (lo juro jijijijiji)

Teresa A. dijo...

Ya tenías ganas de verme, ¿eh, Jose? Con lo que te he mareado todo el año con el teatro... Me alegro mucho de que disfrutaras tanto.

Ya te digo que engancha, Speedy, pero mucho. Ya estamos todos deseando empezar el nivel avanzado.

¡Agente Eulalia! Totalmente de acuerdo, las cosas salieron bien porque el grupo ha estado siempre unido, sin roces ni gilipolleces, tan frecuentes cuando se junta gente creativa y se juega con los egos... Sois de la mejor gente que me he cruzado en mucho tiempo, y estoy segura de que el curso que viene disfrutaremos igual o más. ¡Gracias, guapetonísima, por pasarte por la ventana!