jueves, 19 de marzo de 2015

Probando, probando

Una vez más, y ya he perdido la cuenta de cuántas, estoy escribiendo ese primer post de un nuevo blog. Esa primera entrada vacía que sólo sirve para poder trastear con la plantilla. Para ver cómo queda con un fondo claro o si se da de bofetadas con un fondo oscuro. Para descubrir que ésa que me ha enamorado es demasiado infantil, y aquella que me ha hecho ojitos tiene un color que en realidad no me gusta. Para darme cuenta de que siempre termino tirando por los tonos claros, azulados o grisáceos. Un post en el que no se dice nada, porque aún no tiene una la cabeza para escribir nada coherente, sencillamente porque todo está por hacer. Sólo tienes un título, con el que has abierto el blog, unas cuantas ideas sobre el contenido y poco más. Todo se está fraguando todavía, cociéndose a fuego lento, y no puedes contar nada porque se gafa, para empezar, y porque ni tú lo tienes todavía demasiado claro. Así que seamos tradicionales y usemos este primer post como es debido. 

¡Hola, mundo! Estoy aquí y todo lo que voy a contar de ahora en adelante en este rincón será porque, desde que abrí mi primera bitácora allá por 2003, ya soy incapaz de no ver el mundo en modo blog.

0 comentarios: