viernes, 24 de junio de 2016

Lo que no se escribe, no ha pasado

Seis meses sin pisar el blog. Medio año de vida en el que me han pasado cosas, pero no las he contado. O sí, pero no por aquí. Y como para una bloguera, lo que no cuentas en el blog no ha pasado, reconozco que me siento un poco como si no hubiese vivido, o como si mi vida este último medio año fuese algo mucho más anodino de lo que realmente ha sido. Como si no me hubiese pasado nada, como si no hubiese sentido nada. Es la maldición de los que nos acostumbramos a pensar en voz alta y a escribirlo todo. Miras atrás y ves un vacío temporal que aunque sabes que no es tal, sí que lo es en cierta manera. Y no mola nada. Así que aquí estoy de nuevo.

0 comentarios: